ArtículosInicioSusana Seleme Antelo

Parte III La corrupción en la Bolivia de Morales

Susana Seleme Antelo

Los políticos que se aferran a la perpetuidad en el ejercicio del poder corrompen la democracia. Son autoritarios, dictatoriales y exhiben sin pudor la ausencia de ética en el manejo de la cosa pública y el bien común. Evo Morales Ayma es uno de ellos.

Rechazar la alternabilidad en el poder político también es corrupción, pues vulnera la limitación de la Constitución Política del Estado, que solo permite una reelección continua. Morales y su vice van por la cuarta.

Despreciar el voto soberano que un 21 de febrero (21 F) de 2016 les dijo NO a una nueva postulación para las elecciones de 2019, los convierte en candidatos inconstitucionales e ilegítimos. Desconocer ese voto, corrompe más la democracia, ya amenazada por un Tribunal Supremo Electoral (TSE) cada vez más comprometido con la reproducción indefinida de Morales en el poder.  Él y su gente han hecho del poder político su patrimonio de dominio exclusivo.

De ahí la corrupción y el desprecio por la rendición de cuentas, amén de sobreprecios, excesos y compras sin licitaciones. Ahí están la faraónica “Casa del pueblo”, en La Paz por $us 32 millones, y el museo de Evo Morales, en Orinoca, Oruro, por más de $us 7 millones.  Orinoca es un pueblo de apenas 680 habitantes, casas de adobe, calles de tierra, clima árido, sin vías de comunicación, en medio de la nada.

Fallida la operación del club inglés Manchester United, para comprar un avión Falcon 900 EX Easy francés, Bolivia lo adquirió sin licitación, en $us 38.7 millones. Su coste comercial es de $us 18 millones, según el programa de TV “Alo Marianela”. Noticias.com.

La empresa pública Cartonbol, creada en 2007 a un coste de $us 32 millones funciona desde 2010, con poco más de 50 % de su capacidad instalada. Papelbol, con menor suerte, se ‘fundirá’ a Cartonbol.  Sobre el tema, el presidente de la Confederación Nacional de Micro y Pequeñas Empresas (Conamype) Néstor Conde, afirmó que “el Gobierno no tiene capacidad para administrar empresas estatales productivas”. (ANF). Un ejemplo, dice, fue  “la quiebra de Enatex,  ex Ametex,  la textilera más moderna y más grande de Bolivia, con tecnología de punta en toda la cadena productiva y un atractivo mercado de exportación en Estados Unidos”. Las exportaciones se efectuaban merced a la Ley de Preferencias Comerciales Andinas y de Erradicación de la Droga (ATPDEA). Su suspensión en 2008 fue por el incumplimiento de Bolivia en la lucha contra el narcotráfico.

Morales señaló entonces que “la dignidad (está) por encima del daño económico”. Satisfacía así a su base corporativa de factura ilegal, hasta mafiosa.  Quizás pensaba ya expandir los cultivos de la hoja de coca, materia prima de la cocaína, de 12 mil hectáreas a las 22 mil actuales, aunque con las ilegales hoy suman más de 40.000(UNODC)

En 2009 la Empresa Naviera Boliviana (ENABOL) pagó por adelantado 30 millones de dólares a la compañía General Marine Busines por la adquisición de 16 barcazas chinas y dos remolcadores.  Nunca llegaron.  Las investigaciones apuntan a que el dinero fue a parar a cuentas de terceras personas.

El Ministerio de Comunicaciones erogó 12,4 millones de bolivianos, cerca de $us 1.8 millones, a la empresa mexicana Neurona Consulting por hacer propaganda política del régimen. La firma habría sido fundada un mes antes de llegar a Bolivia, febrero de 2018, con un patrimonio inicial de solo 5.000 dólares. Su bajo patrimonio, no le impidió acceder a millonarios contratos.

El ingenio azucarero San Buenaventura, en el departamento de La Paz, con una inversión $us 265 millones, es un caso extremo de ineficiencia en el manejo de inversión en empresas estatales. San Buenaventura carece de materia prima, la caña de azúcar, y esas tierras no son aptas para su cultivo.

La diputada Rose Marie Sandoval, de Demócratas, denunció a la Unidad Ejecutora de Lucha Integral Contra el Narcotráfico (UELICN) por haber pagado $us 60 millones, entre 2013 y 2018, a una misma empresa. De forma irregular, UELICN adjudicó 42 contratos para el mantenimiento de aeronaves y helicópteros de las unidades operativas Diablo Rojos y Diablos Negros, de la Fuerza Aérea Boliviana.

El Aeropuerto Internacional de Chimoré, en la región cocalera de Chapare, Cochabamba, tuvo un coste de $us 34,5 millones. Es la terminal aérea más modernas del país, aunque solo tenga dos, acaso tres vuelos semanales. Se trata de una mega infraestructura construida en 240 hectáreas, con terminal de pasajeros de 5.100 metros cuadrados, torre de control, plataforma comercial y otras dependencias, desiertas de gente y actividad económica. La pista de aterrizaje tiene 4.000 metros lineales, y supera a la de Viru Viru, en Santa Cruz de la Sierra, de 3.500 metros de longitud, el aeropuerto con mayor flujo de vuelos nacionales, internacionales y carga aérea.

La danza de millones en obras sin generación de empleo y escasa recuperación de la inversión suman y siguen. En tanto, la salud pública está en estado de coma por falta de ítems para personal médico, paramédico, materiales, infraestructura y medicinas.  Es el vicio por el usufructo del poder y sus canonjías. Por eso Morales quiere el poder perpetuo. Él y los suyos han hecho de la corrupción y el asalto a la riqueza que genera el país, un modus vivendi.

Concluyo con Milan Kundera: “La lucha del hombre contra el poder es la lucha de la memoria contra el olvido”. La sociedad boliviana no olvida.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Botón volver arriba