ArtículosInicioJosé Rafael Vilar

Subeibaja para las elecciones argentinas

José Rafael Vilar

¿Recuerda de su infancia —aunque sea lejana como la mía—montar un subeibaja —balancín, cachumbambé o sube y baja— en algún parque vecino? Esa experiencia guardada de “estar arriba”, luego descender y seguido subir… y seguir.

Si de niños era una feliz alegría, hoy en Argentina no lo es para los electores —que sufren una economía “danzante”— y menos para los precandidatos a las primarias de agosto. (¿Se ha percatado cuán “creativos” somos?: acá damos nueve meses entre primarias y elección y los argentinos se dan sólo uno.)

Argentina hoy sufre su enésima crisis económica: los pobres subieron 6% —a 32%, como al final del kirchnerismo— después de haber descendido en los tres años anteriores (para la Universidad Católica, es estructural y su piso es 24%). Sin quitar su parte de culpa al macrismo —el “políticamente correcto” gradualismo fue malo en economía—, la dosis principal de crisis viene de las tres gestiones K con su alto populismo “sociata 21” y su gigantesca corrupción, sin olvidar el descalabro de las dictaduras y la “herencia” tóxica de Perón.

Hoy, aunque quedan meses y todo puede cambiar, las opciones principales de cerca de 20 precandidatos están en Macri (rechazo: 52%), CFK (54%) —a puertas de inhabilitarla— y Roberto Lavagna Serralta (45%) —aún sin decidirse, exministro Economía de Duhalde y de Néstor K. CFK aún ahora tiene 33% “voto duro” pero en contra tendría todo el oficialismo y el resto del peronismo no-K.

¿Qué pasará? Como en Bolivia, la economía será decisiva. Una novedad: debates obligatorios luego de las PASO, y una constatación: nadie sabe quién ganará. Quien logre llegar menos repudiado para octubre.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Botón volver arriba