ArtículosInicio

Voto consigna o voto a consciencia

Cecilia Chacón

Por razones ajenas a mi voluntad, no pude asistir a las tres sesiones del pleno programadas para esta semana. En la primera se debía elegir a la directiva del Concejo, no siendo imprescindible mi presencia porque la bancada de SOL tenía la mayoría; lamentablemente el MAS abandonó la sesión, impidiendo que se realice la votación, y los dos días siguientes la votación quedó empatada.

A lo largo de estos años siempre he votado de acuerdo a mi consciencia, unas veces apoyando iniciativas de mi bancada y otras las propuestas del MAS; pero recién después de mi denuncia sobre las irregularidades en la Curva de Holguin, este comportamiento ha sido motivo de sospechas.

Un voto, sea cual fuere el caso, debe ser un voto a consciencia y no un voto por consigna, como practican en la mayoría de los casos las organizaciones políticas. El costo de esta práctica es más alto de lo que se cree, o no les parece a ustedes que cuando sólo se obedecen órdenes se pierde el sentido de lo bueno y de lo malo, y además también el sentido de responsabilidad. Por eso es tan importante recuperar y defender la capacidad de disentir, que es tan temida por los autoritarismos de toda laya. La libertad de pensar no puede ser vista como amenaza, no podemos resignarnos a esas reglas del juego y renunciar a cuestionar, a pensar o hablar y dejar, por comodidad e irresponsabilidad, que otros definan lo que debemos pensar, decir o hacer. Ese no puede ser nuestro destino.

Aunque en nuestro país la especulación es pan de todos los días, admito que igual me sorprendió que se diga que votaré por el MAS y que soy parte de una conspiración para desestabilizar la Alcaldía, empezando por el Concejo. Corresponde reiterar que mi ausencia no obedece a otra razón que al haber sucumbido mi cuerpo al estrés y el agotamiento natural a causa del acoso, y hostigamiento que he sufrido los últimos meses por las denuncias de irregularidades en los trámites de la Curva de Holguín. Ataques que, para que tomen nota los entusiastas “conspiracionistas”, no me empujan al MAS; pero, sin duda, me alejan de SOL ya que muchos de ellos provienen de compañeros de la organización.

Pese a ello, y mi bancada lo sabe, acordamos que se apoyaría al concejal Susz para reelegirse como presidente; no obstante, como manifesté a mis colegas, este apoyo no implicaba que dejaría de observar y exigir un accionar correcto del presidente, quien este último tiempo alteró procedimientos e interpretó arbitrariamente reglamentos, obstaculizando acciones de fiscalización y legislación que interpuse precisamente en el caso de la Curva de Holguín (todo lo cual se encuentra documentado).

Como verán, no hay intenciones de desestabilizar nada ni a nadie; personalmente hay una sola cosa a la que aspiro y por la que voy a trabajar los meses restantes de mi gestión y es ésta: que se restituya a favor de las y los paceños los casi 14.000 m2 usurpados en la Curva de Holguín y que Edwin Saavedra Toledo, Jorge Arana, los jueces, y todos los funcionarios públicos involucrados en este bochornoso caso respondan por sus acciones.

¿Qué debe hacerse? Empezar por recuperar los documentos e informes que desaparecieron de la institución, buscarlos dentro y fuera de ella. Luego se debe constituir una comisión independiente del municipio para que investigue de manera objetiva y mientras se esclarece, y determina el derecho propietario real de Saavedra Toledo, deben revertirse las autorizaciones, convenios y todo trámite realizado o por realizarse en la Curva de Holguín (incluyendo el cambio de uso de suelo), como se hizo en la primera gestión de Juan del Granado.

Los predios de esa apetecible Curva, como Alfonso Gumucio sugiere, deben transformarse en “un gran parque, una arboleda acogedora con paseos, donde la gente pudiera ir a caminar, a leer, a encontrar paz y tranquilidad…”, debe ser un emblema de aquello que queremos para nuestra ciudad.

Cecilia Chacón es concejala municipal.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Botón volver arriba