ArtículosInicio

Pongámonos de acuerdo con el futuro que viene

Carlos Hugo Molina

La estrategia simplista de los Demócratas descansaba en que atacando a Carlos Mesa, lograrían desplazarlo, ganar el centro y podrían polarizar de mejor manera con el MAS. No pudieron convencer ni a su candidato a Vicepresidente que pausadamente les dijo que “el señor Mesa es segundo, nosotros terceros, y yo no quiero fraccionar el voto”.

La necesidad de un voto que no se disperse frente al MAS, viene siendo demandado por plataformas, el movimiento cívico, la ciudadanía democrática y algunos partidos. Lo planteó claramente Samuel Doria Medina, se vio reforzado indirectamente por la renuncia de Jaime Paz, y se confirma con la renuncia del candidato a Vicepresidente Edwin Rodríguez.

La reacción de los Demócratas que obviamente no esperaban la noticia, ha sido la de descalificar a su candidato y acusarlo desproporcionadamente.

Esas acusaciones pueden servirle frente a un sector de su militancia, pero la población ha leído de otra manera, calificándola como “una decisión generosa y sensata”. Con la pérdida de su candidato a vicepresidente, los Demócratas pierden una presencia territorial importante en un departamento que habían invertido tiempo y dedicación en el esfuerzo que tenían de demostrar su inserción en espacios nacionales distintos al oriente. Se equivocan los Demócratas cuando intentan desviar la atención a una supuesta confabulación contra Santa Cruz, y con ello, vuelven a encerrarse.

El sector que representan en Santa Cruz expresa el pensamiento de un sector, no a la totalidad de quienes vivimos. Aquí ya hemos construido una visión cruceña de lo nacional que está superando la queja y el llanto, y ofrece un pensamiento autonómico prefederal, acción y propuesta válida desde Santa Cruz para el país. La comprensión del nuevo escenario obliga a un ajuste de acciones considerando la necesidad de construir otros consensos en el departamento, que pasan por un cambio del liderazgo político en la Gobernación, en la Alcaldía de la capital y municipios, y permita reinterpretar la realidad del departamento.

Un taquirari de la década de los ochenta que escribimos con Charles Suárez, decía: “América crece desde Santa Cruz”, y esa podría ser la consigna. Revisando las propuestas que se formularon hace algunos meses, luego de conformados los partidos y las coaliciones, habiéndose realizado las primarias, renunciado algún partido político que reconocía que no debía dispersarse el voto, y reconociéndose que el sistema de sondeos, encuestas, grupos focales, opiniones públicas e investigaciones, ayuda a orientar a la ciudadanía sobre las opciones que puedan tener más oportunidades, el debate natural está concluyendo en el valor del voto y la conducta de los candidatos que siguen en carrera.

La definición adoptada por Comcipo y el senador Rodríguez, están ayudando a establecer una reflexión que definirá el voto por un candidato que ofrezca una propuesta y un liderazgo que despierte la adhesión electoral.

El paso final será que el candidato con las mayores condiciones de hacerle frente al MAS, y los ciudadanos en su inteligencia, ejerzan una acción en favor de la democracia. Los nuevos acontecimientos ratifican la consigna estratégica del pueblo boliviano expresada en recuperar el 20 de octubre la democracia y la institucionalidad de manera plena.

Y como 14 años son suficientes, ahora debemos pensar en la reconstrucción de la democracia, el reconocimiento de las ciudades/estados, el fortalecimiento de la red de ciudades intermedias, el restablecimiento del equilibrio urbano/rural y de las oportunidades en favor de los jóvenes que viven en esos territorios.

Fuente: eldeber.com.bo

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Botón volver arriba