ArtículosInicioSaúl Dávila

Si el fraude electoral funciona, se consolida el proyecto del MAS

Por Saúl Dávila (*)

De consolidarse el fraude electoral y prorrogarse en el poder, el gobierno del Movimiento al Socialismo (MAS) implementará a rajatabla el proyecto continental castro-chavista-comunista en Bolivia.

Desde la asunción a la presidencia de Evo Morales Ayma, el 22 de enero de 2006, este despropósito ha tenido un proceso en el país sustentado en 3 pilares: la criminalización de la política; la difusión de seudos postulados socio-comunitarios; y la estatización de parte de la economía.

Criminalización de la política

La criminalización de la política se materializó con una férrea persecución y judilización de los líderes políticos opositores al régimen con muerte, cárcel y forzándolos al asilo político. Santa Cruz fue objeto principal del terrorismo estatal implantado. Los gobernadores de la llamada “media luna” (Santa CruzTarijaBeni y Pando) fueron implacablemente perseguidos. El exgobernador de Pando, Leopoldo Fernández, permanece privado de su libertad desde su detención, en septiembre de 2008, como preso político. El exgobernador de Tarija, Mario Cossío, se encuentra en Paraguay desde enero de 2011, en calidad de refugiado político. Ernesto Suárez, exgobernador del Beni, ha pasado por un verdadero vía crucis con 30 procesos encausados por el Estado para inhabilitarlo políticamente. Extrañamente, el único que ha permanecido en el poder político es el gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, quien durante su gestión se ha mostrado con una actitud vacilante para defender los interese cruceños, por lo que es tildado de “traidor” a Santa Cruz.

Seudos postulados socio-comunitarios

Los supuestos baluartes del MAS en el área rural, paulatinamente se han ido decepcionando frente a una política que, por una parte, solo beneficiaba a los adeptos al partido de gobierno, pero sin soluciones estructurales a la problemática del campesino boliviano. De otro lado, la distribución discrecional de tierras, preferentemente en el departamento de Santa Cruz,  a gente proveniente de otras regiones del país. Este hecho, más la farsa de una política en pro de la “madre tierra”, han sido desveladas con los recientes incendios en la Chuiquitania con la pérdida de 3,9 millones de hectáreas, que representa un 73% de sus tierras (Fundación Amigos de la Naturaleza -FAN); mientras que la región amazónica de Beni llegó a 1,2 millones de hectáreas, que significa un 23% (imágenes satelitales de la NASA). Los colonizadores externos trasladados a tierras chiquitanas son acusados, entre otros, de haber provocado el siniestro ecológico con los chaqueos. Desde el Colegio de Ingenieros Agrónomos de Bolivia (CIAB) se denuncia “el ingreso de productores de otros departamentos con poco conocimiento del sistema productivo local.”  (https://www.eldeber.com.bo/139414_colegio-de-agronomos-identifica-a-colonos-y-el-clima-como-los-causantes-de-los-incendios).

Estatización y control autocrático de la economía

La agroindustria boliviana está concentrada en mayor proporción en el distrito de Santa Cruz, que aporta con el 70 por ciento de alimentos al país, pero también la región abarca otros rubros. La Administración Morales Ayma se focalizó en diezmar la economía cruceña, tomó represalias con una política de obstrucción a la exportación a través de instrumentos burocráticos, control de precios, cupos y política cambiaria, frenando toda la cadena agro-productiva-industrial.

Las corporaciones cruceñas que aglutinan el rubro entraron en el juego gubernamental, el cual haría concesiones progresivas (limosnas) a cambio de apoyo político. Eso explica por qué en enero de 2018, mientras el pueblo boliviano clamaba por la abrogación del nuevo Código del Sistema Penal Boliviano, el presidente de la Federación de Empresarios Privados de Santa Cruz, Luis Barbery, afirmó que su sector no tenía  objeciones debido a que consensuaron sus observaciones a su debido tiempo. (http://eju.tv/2018/01/empresarios-privados-de-santa-cruz-no-tienen-observaciones-contra-el-codigo-penal/). ¡Qué deslealtad para con la Patria y con la ciudadanía boliviana!

La relación entre prominentes empresarios cruceños y personeros del gobierno del MAS, se afianzó entre churrascos y concesiones recíprocas. En una entrevista que realicé a un alto dirigente de los ganaderos de Santa Cruz, me dijo: “nunca los empresarios hemos ganado tanto como en el gobierno de Evo”. La afirmación la pasé, en otra entrevista, a un analista en economía, el cual aclaró: “los empresarios hubieran ganado 5 veces más si el gobierno respetaba las normas y leyes vigentes”.

Un ejemplo, por cierto patético para la opinión pública nacional, de esta espuria  sinergia entre las dirigencias del sector privado-empresarial y los gobernantes de turno, se hizo patente con el regalo que el presidente de la Confederación de Ganaderos de Bolivia (Congabol), Oscar Ciro Pereyra, le hizo al jefe de Estado en enero del año en curso, en oportunidad del Primer Encuentro Nacional de Ganaderos de Bolivia en Yacuiba, consistente en un caballo valuado en 60 mil dólares. El obsequio -una ofensa a la pobreza de los bolivianos-, fue en agradecimiento al “favor personal” de Morales por la apertura de la exportación de carne a China. ¿No es acaso una obligación de los servidores públicos cumplir las normas que beneficien al desarrollo del país? ¡El soborno, señores, no es gratitud, es corrupción!

Pero también el Estado Plurinacional en un afán competitivo con la iniciativa privada ha creado empresas con resultados funestos para la economía boliviana, que algún día tendrán que rendir cuentas. En criterio de la Confederación Nacional de Micro y Pequeñas Empresas (Conamype), “el Gobierno no tiene capacidad para administrar empresas estatales productivas”, y claro ejemplo son la quiebra de Enatex, la falta de productividad de la azucarera San Buenaventura y la inexistencia de mercado para Quipus. (https://www.eldeber.com.bo/21959_critican-administracion-de-empresas-estatales)

Son contados los empresarios que no han caído en el chantaje gubernamental, y poniendo en riesgo sus propios intereses económicos se han mantenido fieles a sus principios y valores, y hasta le han hecho frente, públicamente, al desgobierno y despilfarro. Pero quienes hicieron alianzas y “amistad” con las élites gubernamentales apoyando su gestión, olvidan que de consolidarse el binomio del MAS por otros 5 años, consecuentes con su ideología socio-comunista y al mejor estilo implantado en Cuba y Venezuela les confiscarán sus bienes y patrimonio: casa, empresa, estancia, ganado, cuentas bancarias y hasta su caña de pescar.

¡Dios salve a Bolivia!

(*) Periodista

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Botón volver arriba