ArtículosInicioManfredo Kempff Suárez

¿PEOR QUE EN OCTUBRE?

Manfredo Kempff Suárez

Por lo menos para las elecciones de octubre pasado, había solo una plaga: el “narcovirus” en el poder; ahora hay dos, con la presencia del coronavirus. Son dos pestes contra las que estamos obligados a luchar. Hasta el momento (jueves), gracias a Dios que no se ha producido ningún deceso en Bolivia por culpa de la peste china. Eso de decir “peste china” tal vez no sea lo más justo, como tampoco fue justo que llamaran “gripe española” a esa asesina pandemia que asoló el mundo en 1918, cuyo origen fue Estados Unidos, de donde pasó a Europa.

Ahora, para librarnos del coronavirus debemos atenernos a obedecer cumplidamente todas las disposiciones que han dispuesto las autoridades sanitarias a través del Poder Ejecutivo y quedarnos encerrados en casita, mirando tele, leyendo, escribiendo, pintando, “whatsapeando”, bañando niños, cocinando, bebiendo, y volviendo a enamorar a la esposa.

Lo malo es que el enfrentamiento al “narcovirus” masista que asola el país, no se puede realizar desde una habitación. El “narcovirus” es inquieto, tramposo, es ladino, se mueve, se esconde, y ha infectado a un altísimo porcentaje de los bolivianos. Contra eso no hay vacuna que valga, ni paracetamol, ni barbijos, ni guantes de latex. El “narcovirus” revive para seguir contagiando a la nación, después de que costó tanto esfuerzo desterrarlo, luego de 14 años de fiebres, escalofríos y diarreas diluviales.

Mientras se aproxima el 3 de mayo, fecha fijada para las elecciones generales (siempre que no haya una postergación que es posible), el MAS encabeza las probabilidades de victoria, tranquilamente, según los sondeos de opinión. Le siguen, si las encuestas valen, en forma descendente, Carlos Mesa, Jeanine Añez y Luis Fernando Camacho. De ahí para abajo, nada cuenta. El “narcovirus” estaría a pocos instantes de vencer por K.O. en el primer round, tumbando a la lona, de un gancho, a sus tres adversarios juntos.

Ahora que el coronavirus asusta, justificadamente, más que el “narcovirus”, la gente se ha preocupado por lo primero y no por lo segundo. Sin embargo, ambas cosas son muy peligrosas, y hay que ratificar lo que desde hace tiempo venimos afirmando: si hubo “voto útil” para echar a Evo Morales, tiene que haber “voto útil” para que no vuelva. Lo demás sería absurdo. Y cuando se menciona lo del “voto útil” no es que estemos promocionando el voto para Carlos Mesa, como fue en octubre pasado. Ahora se vuelve a necesitar el “voto útil” para Mesa, Añez o Camacho, porque uno de los tres tiene que llegar a la recta final.

En el caso de Camacho, pareciera que ya no le quedan posibilidades ciertas si es que la Presidente Añez no se retira del pleito, que no lo va a hacer. Entonces, su voto es cruceño únicamente, porque en La Paz ni en Cochabamba tiene, por ahora, una proyección alentadora y, peor, es mortalmente baja. Entonces, si los sondeos no mienten, la disputa del “voto útil” está entre Mesa y Añez.

Camacho tiene, eso sí, el poder de decidir cuál de los candidatos (Mesa o Añez), podrá disputarle el poder al narcovirus masista. Si “alza su gallo”, si se retira con un gran mensaje al país y a sus partidarios, es muy probable que el 70% o más de los sufragios que podría obtener, se vayan a la Presidente, con lo que, también probablemente, la señora Añez podría desplazar a Carlos Mesa, siempre tratando de evitar que Arce gane en el primer asalto. Claro que Mesa tendrá también sus cartas guardadas para echarlas sobre el tapete cuando sea necesario.

Sea como fuere, si Luis Fernando Camacho fue el héroe en las jornadas de octubre y noviembre pasados, lo que es indiscutible y nadie duda, volvería a ser el sacrificado salvador de la patria, contra el retorno del narcovirus en las anunciadas elecciones de mayo, porque obligaría a Mesa y Jeanine Añez a que, de una vez, muestren sus posibilidades reales y el menos favorecido ceda su lugar al otro, evitando así que toda la lucha de 14 años contra el MAS haya sido en vano.

Mientras tanto, el coronavirus es lo que más preocupa a los bolivianos de todos los partidos y de todas las clases sociales y en combatirlo estamos empeñados moros y cristianos.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Botón volver arriba