ArtículosInicioSusana Seleme Antelo

En tiempos oscuros, hay destellos de luces

Susana Seleme Antelo

“Desterrada la justicia, ¿qué son los reinos sino grandes latrocinios?” afirmaba San Agustín de
Hipona que vivió entre 354430 de nuestra era. s de 16 siglos después, se puede afirmar
que poco o nada ha cambiado la justicia, pues esa práctica como civilización jurídica y
respeto a la verdad, en Bolivia está desterrada, anulada merced al destierro de la
independencia de poderes y otros gravísimos zarpazos contra los pilares de la democracia
como convivencia entre diferentes en una sociedad decente. * Es decir, en una sociedad
donde el poder político no abuse del poder, ni desprecie, ni ignore, ni humille a personas,
grupos y regiones, sino donde exista un orden político que abra condiciones para la
consolidación de la voluntad democrática.

En Bolivia, oír hablar de justicia al ministro del ramo, a jueces, fiscales y su venal compañía,
daña la Doctrina del Derecho, la administración de justicia y los valores de los Derechos
Humanos. La maquinaria del poder político y jurídico del Movimiento al Socialismo (MAS)
ya con el ex Morales, ya con Luis Arce, hoy presidente, no solo humilla a los implicados en las
tantas estratagemas inventadas para callar al pensamiento diferente, humilla a toda la
sociedad. Al hacerlo, restringen la necesidad de poner frenos a las acciones de un Estado
autoritario, populista, estatista, cercano a todas las dictaduras conocidas, con deseos
totalitarios. Tanto, que en 17 años han desmantelado la institucionalidad democrática, y
devaluado la representación social de las múltiples determinaciones de la realidad, incluidas
las originariasindígenascampesinas de las que decía ser baluarte. O la representación
socioeconómica liberal de Santa Cruz y otros departamentos, que no comulgan con su
centralismo letal, ni su ideología, que se dice de izquierda, siendo decadente y acrítica como
cualquier derecha.

Los ejemplos sobran en la Bolivia bajo el imperio del MAS, con cerca de 180 presos políticos,
entre ellos, la expresidenta constitucional, Jeanine Añez, condenada a 10 años de prisión, con
todos sus derechos conculcados; dos de sus exministros y muchos funcionarios de su
gobierno, amén de exiliados. Se suma el gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho
V, electo democráticamente, pero imputado por un delito inexistente: golpe de Estado,
cuando sabemos que no fue golpe, sino el fraude montado por el ex Morales, quien quería
permanecer ejerciendo el poder sin fecha en el calendario. Hay ex candidatos, como Marcos
Pumari; generales de las Fuerzas Armadas y altos mandos policiales víctimas del abuso de la
detención preventiva, amén de personas que han hecho de su derecho a la protesta
ciudadana un medio de expresión y repudio ante los abusos del poder, muertes incluidas, y
del lumpen disponible para delinquir. Sus estropicios son luego endilgados a la protesta
ciudadana.

El latrocinio al que apuntó el filósofo de Hipona hace siglos, es la corrupción presente en
sistemas democráticos y no democráticos. Parece un patrón de los hombres y mujeres que
hace de la política un medio de vida y pretenden ejercer de autócratastiranosdictadores
indefinidamente.

Como señalan algunos estudiosos, los seres humanos somos diferentes y diversos por
múltiples variables. No obstante, de acuerdo a la ética de la Declaración de los Derechos
Humanos, esa diversidad no implica diferencias en la dignidad del ser humano. La clave es
que nadie vale más que otro u otra, lo que conlleva la idea de la igualdad en la dignidad en
una sociedad decente. * Es decir, en una sociedad ajena al uso del poder político, económico,
sociocultural, étnico, de género y etario para mellar su libertad, menospreciar su inteligencia,

su capacidad de análisis para diseñar su futuro y una nueva institucionalidad pública y
privada, donde cumpla un papel relevante en la unidad de su diversidad.

Eso busca el Cabildo Nacional del 25 de enero de 2023, en los nueve departamentos, como
método para interpelar al Estado y al Gobierno en su deriva antidemocrática que ha roto el
tejido social que fue construyéndose, más allá de sus falencias, con sacrificio y regado con
sangre, por la deshumanización, la confrontación, la violencia, los destrozos emocionales, los
desastres socioambientales y los incendios reales y simbólicos promovidos por el régimen y
su partido.

De ese Cabildo esperamos no la luz de una vela sino la luz de un sol brillante” como esperaba
Hannah Arendt, de algunos hombres y mujeres, de sus trabajos y sus vidas” en su libro
“Tiempos de Oscuridad”. En Bolivia, eso esperamos del Cabildo como la expresión más
democrática de la sociedad, frente a la oscuridad de un régimen y un partido, que n con
sus peleas internas, no admiten la diversidad porque asumen la representación absoluta de
un pueblo que solo sigue consignas y promesas. Régimen mentiroso, que es mucho más
contundente que llamar a la mentira con un neologismo como ‘posverdad’.

Tiempos oscuros, pero con destellos de luces. ¡Vamos al Cabildo!

*El filósofo israelita Avishai Margalit, en su libro “La sociedad decente” sostiene que es aquella cuyas instituciones no humillan a las personas sujetas a su autoridad, ni los ciudadanos se humillan mutuamente”. Las formas de humillación pueden ser microéticas, es decir entre individuos. Cuando las conductas humillantes se desarrollan desde los ámbitos institucionales donde se ejerce algún tipo de poder, estamos en presencia de conceptos macroéticos, vinculados al detrimento de la organización del conjunto social.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ve también:
Cerrar
Botón volver arriba