Alcides Parejas MorenoArtículosIniciosemana del 5 de MARZO al 11 de MARZO

FRAY LORENZO CALZAVARINI, IN MEMORIAM

Siento una admiración reverencial por todas aquellas personas que han dedicado su vida a la defensa, conservación y difusión de los documentos históricos. Gabriel René Moreno, Gunnar Mendoza, Alberto Crespo Rodas. A esta lista de ilustres custodes de nuestro patrimonio histórico se suma el de Lorenzo Calzavarini, el fraile franciscano que con importantes títulos académicos, pero sobre todo con un gran celo apostólico, llegó a Bolivia en 1973.

Guiseppe (el padre Lorenzo) Calzaraviri había nacido en Italia en 1939. Muy joven sintió el llamado de Dios e ingresó a la orden franciscana, en la que terminó sus estudios en 1962. Después de obtener la licenciatura en Teología (1967) siguió los estudios de Sociología hasta obtener el Doctorado en 1973 en Lovaina. Con el doctorado bajo el brazo llegó a Bolivia en 1973 e inició una intensa vida misionera y académica en Potosí, Cochabamba y Tarija. Lorenzo Calzavarini se enamoró de Bolivia, de su historia, de su gente. Desde el primer momento se interesó por la historia del sudeste del país, donde los franciscanos han jugado un papel protagónico. Vida misionera, intensa actividad académica e investigación han sido las características de la vida de Fray Lorenzo, que, además, tenía tiempo, sin prisa, de cultivar la amistad. No tuve la suerte de compartir mucho con él, pues nuestros encuentros eran esporádicos, sobre todo en reuniones de la Academia de Historia Eclesiástica y las veces que vino a Santa Cruz para tratar el tema de su publicación monumental. Siempre me pareció un italiano atípico, pues era una tanto parco al hablar. Eso, sí; siempre me pareció un hombre fino e inteligente, que más que con los labios hablaba con los ojos.

De sus numerosas publicaciones quiero destacar alguna. En 1980, con prólogo de Gunnar Mendoza, publicó “Nación chiriguana: grandeza y ocaso”, que se constituye en uno de los más importantes aportes para el conocimiento de este pueblo. Consciente de la importancia que tiene la fotografía como documento histórico, en 1995 publicó “Álbum de fotos de las misiones franciscanas en la República de Bolivia, 1898”. Sin lugar a dudas su publicación más importante es “Presencia franciscana y formación intercultural en el sudeste de Bolivia” (2006). Se trata de una obra en la que empieza a trabajar en 1993 cuando fundó en Tarija el Centro Eclesiástico de Documentación. En esta obra el padre Lorenzo publica una selección de los más importantes documentos del repositorio tarijeño. Esta obra monumental ha sido bellamente editada en siete tomos. Los tres primeros corresponden al período colonial; mientras que el 1 y el 2 son de documentos, el 3 incluye biografías de los frailes franciscanos muertos en Tarija durante la colonia. Los cuatro restantes corresponden al período republicano. El 4 y el 5 dedicados a documentos; el 6 a los Anales del Convento (1879-1936) y el último a biografías de franciscanos (1835-1936).

El padre Lorenzo Calzavarini mostró su amor a Bolivia con hechos. Cuando todavía tenía muchos proyectos entre manos una terrible enfermedad se lo llevó el pasado 9 de febrero en Cochabamba. Sus restos descansan en tierra tarijeña. ¡Tremenda lección de amor y de trabajo la que nos deja!

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Ve también:

Cerrar
Botón volver arriba