Iniciosemana del 21 de MAYO al 27 de MAYO

“Evo Morales está preso de los cocaleros, que tienen detrás al narco”

Víctor Hugo Cárdenas denunció que «con la marcha del Tipnis se le cayó la máscara indígena» al presidente Evo Morales.

El líder indígena que fue siempre opositor al Gobierno, y que sufrió un atentado por ello, hizo un análisis de la situación política del país. La crisis que está atravesando el Presidente, el rol de los indígenas y de la oposición. Aparte, la descripción de las agresiones que sufrió y su visión de la justicia comunitaria y del relativismo cultural.

¿A qué atribuye la pérdida de popularidad que está atravesando el Gobierno de Evo Morales, y el avance de la oposición entre quienes eran firmes aliados, como los indígenas y el movimiento obrero?

La segunda gestión comenzó con la desilusión y la frustración por las promesas exageradas que el Gobierno no pudo cumplir. En abril de 2010 el oficialismo perdió en la mayoría de las ciudades de Bolivia. Siete de diez capitales de departamento le dieron la espalda, es decir, la población urbana se separó del Presidente. Segundo dato: la recepción en La Paz a la marcha indígena por el Tipnis en 2011 fue impresionante. Nunca se había visto una movilización tan masiva. El tercer dato cuantitativo: el año pasado, en la renovación del poder judicial, el no fue contundente. Dos tercios del país votaron rechazando a los candidatos oficiales.

La reciente marcha del Tipnis está demostrando que también los indígenas del altiplano empiezan a darle la espalda. Hoy el Gobierno es prisionero de los cocaleros porque sus acciones son de absoluta lealtad y servilismo a sus intereses, y detrás de ellos está indudablemente el narcotráfico. Además es impresionante el apoyo que tiene entre los militares y el rol creciente que van adquiriendo.

Siendo usted aymara y miembro de un movimiento político indigenista, ¿cómo explica que los indígenas se hayan alejado de un Gobierno que tenía un discurso tan favorable a ellos?

La máscara indígena del Gobierno fue una impostura. Morales y el MAS (Movimiento al Socialismo) nunca fueron parte de las movilizaciones indígenas de la historia del país. Para no ir muy atrás, en los años 70 y 80, el Movimiento Katarista fijó la agenda de lucha de los pueblos indígenas en tierras altas (oeste), junto con la Cidob(Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente Boliviano) en tierras bajas (este). Fuimos los protagonistas de la construcción de masivas movilizaciones en todo el país. El MAS no fue parte de esto y Morales nunca tuvo un discurso indígena ni de reivindicación de estos pueblos. Siempre estuvieron ligados a los cocaleros y su discurso se ha reducido al de la tradicional izquierda marxista de Bolivia. Pero en los años 2002 y 2003, gracias a un hábil trabajo de marketing electoral, el MAS se montó sobre un movimiento indígena que fue ajeno a él, y aprovechó su emergencia popular. El mundo debe saber que Morales no hace vida de comunidad. Nunca lo hizo. No habla ninguna lengua indígena y en el mundo aymara sólo los casados pueden ser autoridades locales o de otro nivel, y él no es casado. Todo es un producto de marketing. Con la marcha indígena del Tipnis se cayó la máscara indígena. Con el gasolinazo se cayó la máscara popular. Y con la elección judicial partidizada políticamente cayó la máscara democrática.

¿Qué papel tienen los Gobiernos anteriores y la dirigencia opositora en este proceso de crisis política?

El MAS se benefició de la crisis del sistema de partidos. Lamentablemente, los partidos anteriores no supieron democratizarse y acabaron siendo organizaciones caudillistas, personalistas y enormemente corruptas. Ese fracaso facilitó que el país se canse de ellos y busque una renovación que se encarnó en la figura de Morales. La actual oposición no es una verdadera oposición, porque los partidos que actúan como tal han sido aliados de Morales en este desbarajuste que está viviendo Bolivia. La Asamblea Constituyente recibió el respaldo de estos partidos que dicen ser de oposición. Por lo tanto, no es una oposición real, sino funcional. En segundo lugar, los líderes que tienen un discurso contra el Gobierno están ubicados regionalmente. No hay una oposición política real a nivel nacional. Ése es otro factor que también permite que el gobierno se mantenga. La desorientación ideológica le impide a la oposición armar una alternativa. Creen que por el hecho de que el MAS pierda popularidad ya llegó la hora del retorno de ellos, sin haberse planteado críticamente las causas de la crisis del sistema político. Vivimos en tiempos del caudillismo, toda figura opositora se cree predestinada a encabezar la oposición. Hay intereses económicos y personales que dificultan sentar las bases de una verdadera alternativa. En tercer lugar, creen que el rol de los sectores populares indígenas ha terminado, y eso no es cierto. Uno de los grandes méritos del MAS fue montarse sobre la movilización indígena, que aún no se ha apagado. El Gobierno va a caer, Morales va a desaparecer, pero las movilizaciones indígenas y el animo nacional de favorecerlas se van a mantener.

¿Qué posibilidades le ve a la oposición de imponerse en las elecciones de 2014? ¿Cuáles son las propuestas concretas del Katarismo?

En las actuales condiciones, Morales bordearía una elección de entre el 25 y el 30 por ciento, lo que sería bastante reducido, pero muy superior a cualquiera de las opciones de la actual oposición. Por eso se debe construir una alianza mucho más amplia. Algo parecido a lo que ocurrió en Venezuela, aunque allí tardaron más de diez años. Para eso es necesario ser generosos y renunciar a los intereses particulares. Desde el Movimiento Katarista estamos promoviendo la rearticulación de varias fuerzas de la oposición real, sin la oposición funcional que fue cómplice del Gobierno. Hay que mejorar las instituciones y revertir el proceso de identificar a la sociedad con el Estado, que fue privatizado porque sus instituciones son hoy simples dependencias del partido gobernante y de grupos sociales de poder, como los cocaleros. En lo político, concretar una verdadera democracia intercultural. Planteamiento que el actual gobierno manoseó sin comprenderlo. En lo económico, profundizar el desarrollo de la economía para evitar la dependencia externa.

Fuente: Infobae América

desde: elsistema.info

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ve también:
Cerrar
Botón volver arriba