Alejandro ChafuenArtículosIniciosemana del 16 de DICIEMBRE al 22 de DICIEMBRE

Peligra el el mercado libre en Chile

Adiós mercado libre, hola declive: Cómo décadas de crecimiento positivo puede ser destruido por los resultados recientes.

Por Alejandro Chafuén | FORBES | Traducción de Google | 20.11.2013

Hace sólo unos años parecía que las transformaciones hacia el mercado libre en Chile habían creado un cambio positivo irreversible. En los últimos 30 años he viajado con frecuencia a la zona y he sido testigo de que ningún otro país de la región puede presumir de cambios positivos similares. También, desde el retorno a la democracia, las elecciones presidenciales han sido muy competitivas. Aunque los candidatos han variado en sus ideas económicas, las diferencias entre ellos eran insignificantes. La coalición de centro-izquierda que ganó las elecciones de la semana pasada, sin embargo, tiene bastante malas ideas y cuenta con el poder en el Congreso para poner fin a los cambios positivos que han nacido con el libre mercado en Chile.

Las nuevas y malas ideas, combinadas con el hecho de que en los asuntos importantes chilenos han sido atendidos políticamente como de izquierda, podría dar lugar a consecuencias negativas para el mercado libre. Los resultados de las recientes encuestas sobre el mercado libre son desconcertantes. Una encuesta del respetado Latinobarómetro muestra respuestas preocupantes a la pregunta: «¿La economía de mercado es el único sistema que puede llevar a un país al desarrollo?». Las respuestas fueron negativas a las ideas de libre mercado. Cuando se preguntó acerca de la satisfacción con las privatizaciones hechas en Chile en los últimos años, las respuestas fueron también muy negativas.

Los resultados de la encuesta me aturden. Antes de las elecciones recientes, cada vez que visitaba Chile, especialmente para asistir a uno de los eventos anuales del think tank Libertad y Desarrollo , yo estaba sorprendido por tener expertos en políticas de ambas ideologías políticas en mi mesa de la cena. Yo rara vez encuentro esta camaradería en otros países, incluso entre los grupos de reflexión de libre mercado. Chile parecía un oasis de consenso saludable. Como se ve ahora, se trataba de un consenso temporal de un grupo dentro de mi mundo de la economía. Ahora está claro que la economía no lo es todo.

Mirando hacia atrás en el clima de opinión antes de las elecciones del presidente saliente, Sebastián Piñera, en 2010, muchos sectores de la derecha libertaria, tanto extranjeros como nacionales, lo criticaron por no ser lo suficientemente liberal y despilfarrar el consenso de mercado libre. Claramente, Piñera tenía sus dudas acerca de ese consenso. Asistí a un pequeño almuerzo durante las primeras etapas de su campaña presidencial en el American Enterprise Institute (AEI) con Michael Novak, Charles Murray, Roger Noriega, y José Miguel Vivanco y les pregunté acerca de la aparente contradicción entre las encuestas y mi percepción. Piñera cree que la encuesta del Latinobarómetro estaba describiendo una realidad problemática y su respuesta política fue cortejar a los ambientalistas desde las primeras etapas de la campaña. En 2007, ofreció un importante apoyo financiero para llevar a Chile al alarmista ambientalista Al Gore. Él también financió, de su propio bolsillo, el coto de medio ambiente conocido como Tantauco. Él también ayudó a bloquear la construcción de Barrancones, una planta eléctrica a carbón, después de haber recibido todas las aprobaciones necesarias. Según lo sugerido por Luís Larraín, de Libertad y Desarrollo , estos movimientos ayudaron a crear la percepción de que él pudiera ser influido por las protestas.

Mirando hacia atrás, no se puede especular que una administración liberal más consistente en Chile habría conducido a un resultado electoral distinto de la semana pasada. Otros han culpado por la pérdida ocasionada a un excesivo énfasis en la economía, así como al enfoque libertario de izquierda sobre la adopción de las doctrinas políticamente correctas de hoy. Sin duda, una agenda ambiental y socialmente liberal no es garantía de estabilidad política. En Australia, y en particular en Hungría, los excesos de la izquierda han dado lugar a grandes victorias para la derecha. Como se muestra claramente en Chile, no hay victorias o derrotas permanentes en la política.

De cara al futuro, para ganar los corazones, no sólo la mente, los campeones de la libertad tendrán que utilizar un lenguaje convincente, donde los oyentes pueden determinar claramente que ellos están luchando por la gente, no sólo por las cifras macroeconómicas. La semana pasada, durante la importante red Atlas Encuentro para pensadores de Think-tanks, Arthur Brooks, actual presidente del AEI, se argumentó que los dos valores más importantes para los votantes son la compasión hacia los vulnerables y la justicia para todos. Por ejemplo, en el tema de la desigualdad, que es esencial para el «derecho» de Chile para entender y explicar que una gran parte de la desigualdad, se debe a la distribución desigual de la libertad económica.

En vez de jugar a la culpa en Chile, los amigos de la libertad deben seguir construyendo sobre los logros de la política económica que han sido aplaudidos en todo el mundo. Es importante aprender de la derrota, pero el objetivo debe ser construir y agregar. La creación de nuevos centros de investigación en la región produce un cierto optimismo para el futuro. Como la coherencia y la continuidad son esenciales para el desarrollo institucional, y los centros de pensamiento tradicionales también tienen que seguir siendo fuertes, quizá pivotando hacia nuevos horizontes.

Tengo la esperanza de que los chilenos no proporcionarán otro ejemplo que corrobore la profunda frase del presidente Ronald Reagan de que siempre estamos a «una generación de distancia» de la pérdida de nuestras libertades.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Ve también:

Cerrar
Botón volver arriba