ArtículosClaudio Ferrufino-CoqueugniotIniciosemana del 30 de DICIEMBRE al 5 de ENERO

LA LEALTAD O EL DRAMA GRINGO DE LAS OENEGÉS

Hace años, cuando el cacique máximo estaba en pañales, comencé mi diatriba en contra suya y de un discurso que auguraba lo que hoy se vive. Al día siguiente que los gringos lo sentaron en la silla, mi primera columna durante su reinado, vapuleé la ingenuidad colectiva y la codicia de algunos. Perdí amistades, me tildaron de fascista, reaccionario, racista, clasista y vainas por el estilo. Ahora, ocho años después, se ha visto -en vicioso juego de ardides y escondidas- quiénes son y dónde están los fascistas. Aún así, los “amigos” siguen sin hablarme, y es que a la lírica de la “revolución” se han juntado variables como narcotráfico, contrabando, corrupción, y otras que hacen, incluso sin revolución, de este un gobierno atractivo y rentable; de la saliva infecta de sus líderes, algo que idolatrar. Nada como la realidad para destrozar la fantasía. No habían sido tan rebeldes como posaban, sino ladrones esperando oportunidad.

Falta poco, y si no lo han pensado, les doy la idea, para que de una vez Morales Ayma sea declarado Inca. Pero es supuestamente aymara, y los incas eran quechuas y se divertían, según dibujos de Guamán Poma, sacándoles los ojos a los prisioneros aymaras. Pero en la confusión del Nirvana gringo, en la ilusión de las oenegés dispuestas a hacer experimentos sociales fuera de sus tierras y ayudar a los que no pueden ayudarse, las diversas etnias estaban metidas en el mismo saco, igual al tiempo de la conquista. Bueno, pues, el Inca ha decidido comenzar a expulsarlas porque ya no le sirven; las engañó de lo lindo. Si el tipo desea lo que desean todos: volverse rico, tener un buen pasar, asegurarse un futuro, eternizarse en el poder. Creyeron haber inventado un Mandela y les salió Papá Doc. Era obvio, lo dije desde el principio. Las culpas se pagan.

En Nueva Orleans, el año 2002, el jesuita Albó conferenció sobre dos aymaras: el Mallku y Morales. No ocultaba su satisfacción de sentirse parte de un proyecto -blanco europeo- de redención para los pobres inditos bolivianos. No discuto aquí los aportes lingüísticos del cura, pero detesto a los mesías. Este, como los gringos, y muchos otros, son los culpables de haber creado un engendro que sobrepasó las expectativas y que se ha convertido en un cáncer. Al final a unos los expulsan, otros se esconderán en seminarios, bajo sospechosos faldones que no muestran todo, y nos dejan el bollo para digerirlo nosotros.

El Inca y el ñusto que lo secunda están seguros de haber alcanzado eternidad. Tal vez pinta para largo, pero en ello soy optimista porque el cambiante mundo no garantiza nada, a pesar de la existencia de tipos como Assad y Morales (que teniendo la oportunidad, no vacilaría en cometer las fechorías sirias en suelo boliviano. Felizmente, otras son las circunstancias, por ahora).

¿Si me da pena que sacaran a los daneses de IBIS? Ninguna. Por mí pueden irse al infierno. Ya basta de limosnear dinero y consejo. Miren a lo que nos ha llevado. Crearon una diva, no de los pies descalzos como Cesarea Evora, que el presidente se viste caro y a la moda, y se les convirtió en princesa y quiere ser diosa. Eva, siempre la manzana de la discordia.

Lo ideal sería que se lo llevaran consigo a Dinamarca, o a Groenlandia, aunque allí los sufridos inuits no soportarían la presencia de un bienamado que vive entre algodones y filet mignons. Que lo instalasen como mandatario en su país, en Holanda, en Suecia. Veríamos cuán contentos se pondrían. Hipocresía de siglos, conquista, colonia, siempre lo mismo, y Malinches y Felipillos utilitarios, aunque Evo Morales se les zafó.

Ironía: Túpac Katari y Bartolina Sisa retornaron, habitan un palacio quemado y son miembros del jet set.

(20131230)

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ve también:
Cerrar
Botón volver arriba