ArtículosInicio

Referéndum por la independencia

Carlos Suárez Arana

Cada día que pasa, es un motivo más para un animoso y nuevo rumbo para Santa Cruz, el odio y el desprecio hacia mi departamento por parte del andinocentrismo me conlleva a anhelar otra visión. Yo no soy ningún separatista, pero si siguen pasando por encima de los intereses de este departamento creo que debemos pedir un referéndum para que el departamento que se quiera ir se vaya. Bolivia no debería tener miedo a poner en mesa de debate y discutir su concordia.

“Considero que Santa Cruz podría ser la última región de latinoamerica en separarse”, señaló Enrique de Gandía, historiador argentino, en unos de sus libros hace muchos años atrás.

Bolivia juega a tener Estado y Gobierno, pero la inviabilidad de todos los sistemas se debe a que sigue en guerra territorial. Dentro del limítrofe, el aymarismo intenta colonizar Bolivia y avasallarla, desterrar a los diferentes, intenta imponer su cultura y adueñarse de la tierra fértil. Los de las tierras altas son los únicos dueños del país sin trancas; es la misma guerra territorial entre incas y guaraníes en tiempos de conquista. El andinocentrismo no quiere dar un paso adelante y entender nuestras diferencias para construir patria, sigue en la lucha antigua de conquista.

Pues bien, seguro me tildarán de separatista, racista y discriminador; es probable que me gane un proceso por “delitos contra la patria” por simplemente llevar más allá mi visión y exponer públicamente la idea en momentos de persecuciones y dictadura pero ¿cuántos años más soportará Santa Cruz la hipocresía de todos los que suben?

Bolivia goza de democracia desde 1982. Santa Cruz no tiene nada que festejar. Tener elecciones no es democracia cuando los gobiernos dictadores y electos intentan arremeterla y doblegarla, solo hay democracia entre yugos. Todo el que sube históricamente oprime al oriente boliviano.

Santa Cruz es el departamento rebelde. A través de sus luchas surgieron los caminos autonómicos. Somos opositores en política porque nacemos enemigos naturales y acérrimos del centralismo y de todo tipo de impostura totalitaria.

Soy federalista desde la cuna. Como mi madre me enseñó el Padre Nuestro, mi padre me posicionó al centro y derecha; amo a Dios y amo a mi patria Santa Cruz. Porque Santa Cruz ya era una patria cuando se anexó a Bolivia., así que Santa Cruz es mi patria, dentro o fuera de cualquier república.

Mi trapo es la verde blanco y verde y la flameo por amor y convicción, no para invadir o quitar,;no es un símbolo de confrontación. Y reto al presidente a que pongamos sobre la mesa el debate de Bolivia y nos vamos a un referéndum.

Me gustan las diferencias que hacen única a Bolivia. Pero si el andinocentrismo sigue con sus atropellos Santa Cruz, debe irse y refundarse nuevamente como lo que fue al comienzo: PATRIA.

No apoyo la guerra, pero es obvio que Santa Cruz vive en guerra cívica, económica, social, política, regional, cultural y territorial desde la represión de los primeros presidentes hasta hoy.

El Andinocentrismo nos empujó a tomar decisiones… ¿nos medimos en el referéndum?

Carlos Suárez Arana es activista

 

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ve también:
Cerrar
Botón volver arriba