ArtículosInicioJesús Yavari Cortezsemana del 9 de ABRIL al 15 de ABRIL

ANTONIO GRAMSCI

Filosofo, periodista, y político italiano, Nació en Ales, en la isla de Cerdeña el 22 de enero de 1891. Fue un estudiante brillante; fundador del Partido Comunista Italiano. Lucho siempre con sus enfermedades producto de la pobreza en la que había crecido, y que le habían ocasionado una malformación de espalda (joroba) desde su niñez.

Estudio en la Universidad de Turín donde fue influenciado por Croce y los socialistas. En 1913 decide militar en el Parido Socialista Italiano convirtiéndose tempranamente, dada su juventud, en el principal dirigente del ala izquierdista. Ejerció con fervor militante el periodismo comprometido y fundo junto a otros, la revista Ordine Nuovo en 1919.

Debido a la crisis planteada por los socialistas de todo el mundo sobre el curso de la revolución rusa, Gramsci opto por escindirse junto a valiosos cuadros socialistas italianos y fundar el Parido Comunista Italiano en el congreso de Livorno en 1921. Fue miembro desde el comienzo del Comité Central del nuevo partido, y miembro de la Tercera Internacional Comunista desde 1922. Fue diputado italiano en 1924, y un defensor del proceso bolchevique, demostrado en ciertos hechos como la expulsión del grupo de Bordiga calificándolo de ultraizquierdista y trotskista en 1926.

Paso mucho tiempo en la clandestinidad por la dictadura investida de democracia (desde 1922) de Benito Mussolini, y agudizada desde 1925 por el carácter abiertamente fascista que le imprimiera el dictador italiano. Gramsci fue detenido en 1926 y desde entonces paso el resto de su vida en prisión, donde escribió importantes obras de un profundo contenido pedagógico marxista “La Poda de la Historia”, “Un Partido de Masas”, “La Crisis de la Pequeña Burguesía”, “Espontaneidad y dirección consciente”, etc. Fue sometido como preso político del fascismo italiano a vejaciones e indignantes malos tratos, lo que sumado a la galopante tuberculosis que tenia producto de los años de cárcel, devino en una congestión cerebral que le ocasiono la muerte el 27 de abril de 1937.

“Instrúyanse porque tendremos necesidad de toda nuestra inteligencia. Agítense porque tendremos necesidad de todo nuestro entusiasmo. Organícense porque tendremos necesidad de toda nuestra fuerza” Son parte de los pensamientos que nos legara y que sintetizaba la pedagogía revolucionaria con la que entendía y practicaba la cultura y la evolución de los cambios políticos. Sus conceptos sobre la hegemonía y el bloque hegemónico nos señalan las funciones de dirección moral e intelectual en unidad con el dominio del poder político. Para Gramsci el problema esta en comprender como puede el proletariado o una clase dominada subalterna, volverse clase dirigente y ejercitar el poder político, o lo que es lo mismo convertirse en una clase hegemónica.

“La cultura es una cosa muy distinta. Es organización, disciplina del Yo interior, apoderamiento de la personalidad propia, conquista de una superior conciencia por la cual se llega a comprender el valor histórico que uno tiene, su función en la vida sus derechos y sus deberes” nos decía Antonio Gramsci.

Como inspirador y renovador del movimiento socialista y del pensamiento revolucionario mundial, Antonio Gramsci fue tildado de “revisionista” por las corrientes criticas al llamado eurocomunismo (estos levantaban las banderas del pensamiento de Gramsci) de los años 70 y las tesis del pluripartidismo, enfrentadas a las tesis históricas de la dictadura del proletariado.

Lo cierto es que Gramsci, tuvo en sus teorías de los “bloques hegemónicos” la virtud de “recrearnos” ideológicamente el papel del movimiento obrero, al dotarlo de complementarias herramientas y nuevos actores y aliados inevitables en los caminos verdaderos de la revolución y el marxismo.

Ciudadano Camba – Boliviano

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Botón volver arriba