ArtículosInicioMarcelo Ostria Trigosemana del 19 de AGOSTO al 25 de AGOSTO

¿Sólo los “progres” son progresistas?

Hay quienes se identifican como progresistas, tomado el término como sinónimo de las diversas gamas de la izquierda. Los demás, que por descarte son los de la derecha, son considerados reaccionarios. Inclusive hay liberales que se refieren a quienes militan en la izquierda –especialmente a los militantes del socialismo del Siglo XXI- con el mote de “progres”, aunque el progreso es ideal común de todos los seres humanos. Es difícil encontrar a alguien –quizá haya algún desubicado– que favorezca el estancamiento y que no busque, o desee, que se eleven los niveles de bienestar de la sociedad en la que vive.

Hace más de medio siglo, la guerra fría estaba en su apogeo y se intentaba hacer creer que el mundo se encaminaba inexorablemente a la creación de la patria socialista universal regida por Moscú. Entonces se decía que a los “reaccionarios” –era el apodo de los que no creían en “paraísos socialistas”– los arrollaría la rueda de la historia. Ese sueño se ha esfumado; la rueda de la historia va por otros caminos, ninguno exclusivo.

Ahora, los neopopulistas se esfuerzan en asumir la conducción de la izquierda supérstite al derrumbe de la Unión Soviética y se apartan de la ortodoxia comunista para el intento de conformar otro tipo de Estado socialista. Claro está que, para sumar como herederos del comunismo en franca extinción, el Foro de San Pablo, puso en la misma bolsa a moderados y extremistas, a socialistas demócratas y a socialistas del siglo XXI.

Si bien el fin común parece ser progresar, no todos los caminos conducen a esa meta, o sea la de establecer un ámbito en el que se satisfaga las necesidades de los ciudadanos. El caso venezolano es dramático, pues luego de catorce años de regir el país, el régimen chavista agobiado por las carencias que sufren los venezolanos, sigue atribuyendo los males a la derecha, a los que no militan en ese socialismo inventado por Dieterich. Se aplica entonces el refrán: “Se advierte la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio”.

Ser progresista, implica participar en la edificación de una sociedad en constante avance para brindar a los ciudadanos libertad y oportunidades. El “rescate de una tradición republicana que reivindica los equilibrios entre la libertad y la igualdad, el poder dividido, el pluralismo de ideas y la dignidad de la ciudadanía puede venir al encuentro de maneras renovadas de entender y asumir el progresismo, esa palabra tan bastardeada” (Fabián Bosoer. Clarín. Buenos Aires, 17.08 2013).

(20130821)

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ve también:
Cerrar
Botón volver arriba