ArtículosInicioMarcelo Ostria Trigosemana del 28 de OCTUBRE al 3 de NOVIEMBRE

Ocurrencias de caudillos

Hay gobernantes con una inacabable veta de ocurrencias que van de lo jocoso y a lo ridículo. Con frecuencia, estas son seguidas –pese a no tener ya vuelta– de aclaraciones poco convincentes. Esto va de la mano de la tendencia de atribuir a los caudillos facultades mágicas. Realmente, se trata de lo que se llamó “culto a la personalidad”, el que fue denunciado por Nikita Khrushov en 1956, en ocasión del XX congreso del Partido Comunista soviético.

El dictador dominicano, Rafael Leonidas Trujillo, recibió muchos títulos: Padre y Protector de la Patria Nueva, Primer Maestro, Primer Periodista, General Invicto de los Ejércitos Dominicanos y otros disparatados honores como el de Rosa Náutica de la Armada Nacional. José Stalin también aceptó estrambóticos honores: Padre de las Naciones, Brillante Genio de la Humanidad, Gran Arquitecto del Comunismo, Jardinero de la Felicidad Humana. Y Mao, Hitler y otros, también tuvieron lisonjas semejantes.

Resulta que ahora, esta fe y adoración se ha prolongado después de la muerte del caudillo santificado: Chávez, convertido en un pajarito “chiquitico”, se le apareció a Nicolás Maduro para darle mensajes y orientaciones desde el más allá. También son legendarias las ocurrencias, como las del pollo, la Coca Cola y la calvicie, que surgieron en Tiquipaya, sólo comparables con una afirmación de la inefable Cristina viuda de Kirchner: “La carne de cerdo mejora la actividad sexual”. “Es mucho más gratificante comerse un cerdito a la parrilla que tomar Viagra”.

Cuando se repite este tipo de majaderías y hay quienes las celebran, se comprende por qué se sigue otorgando esos títulos y festejando semejantes ocurrencias: Los caudillos autoritarios gozan con las lisonjas y las distinciones y, lo que es peor, creen que se las merecen. Y los seguidores, se empeñan en satisfacer esos gustos.

Se pensaría que ya no es imaginable que se incurra en tanta ridiculez, pero el presidente Nicolás Maduro cree que esto es normal, pues ha anunciado la creación de un nuevo Vice Ministerio. “Decidí –dijo– crear el despacho del Vice Ministerio para la Suprema Felicidad Social y lo llamé así en honor a nuestro comandante Hugo Chávez y a Bolívar». «Estas misiones (los programas sociales proyectados en el gobierno ‘bolivariano’) tenemos que llevarlas al cielo, ése es nuestro agradecimiento a Chávez”. El “Gran Hermano” inventado por Orwell, en Venezuela es un autócrata ya difunto.

Esta es la nueva burla a los que sufren carencias en la Patria del Libertador

(20131030)

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ve también:
Cerrar
Botón volver arriba