ArtículosCarlos Dabdoub ArrienInicio

Un artículo provocador y una encuesta reveladora en Santa Cruz

Un artículo provocador y una encuesta reveladora en Santa Cruz

Carlos Dabdoub Arrien
Un artículo de opinión reciente de Diego Ayo (“¿La secesión de Santa Cruz y la República de la Media Luna?”, El Deber, 27 de marzo de 2024) lanza una pregunta desafiante: “¿Debería Santa Cruz pedir la secesión y conformar su propio país? Es fundamental responder esta interrogante sin que se nos paren los pelos”.

Sus comentarios hacen referencia a países como Checoslovaquia, Bélgica y Bolivia, naciones de dualidad étnico-nacional, con una población muy parecida y donde “las minorías no son minoritarias: son casi igual de grandes que la mayoría étnica”. Para resolver este conflicto, el autor de la nota refiere que, en el primer caso, decidieron separarse de modo pacífico en 1993. En Bélgica, sus dos naciones (flamencos y valones) pactaron por su soberanía y para asuntos que involucren a ambas, cuentan con un congreso binacional, con igualdad porcentual parlamentaria. En Bolivia, nos dice Ayo, existe “una tercera forma de solucionar la bi-nacionalidad presente: sometiendo a las minorías”, y por tanto, “tenemos el derecho a gobernar todo el país”. En conclusión, Diego Ayo propone como solución para Bolivia un “pacto a lo belga” con la llamada “Media Luna”. “Un futuro de bi-nacionalidad”. De lo contrario, dice habrá “una pelea permanente en nombre del sacrílego número demográfico”.

Una reciente encuesta titulada “Percepciones de la ciudadanía, respecto a las opciones de relacionamiento del departamento de Santa Cruz con el Estado”, que fue dirigida por la Universidad Gabriel René Moreno y la Sociedad de Estudios Geográficos e Históricos de Santa Cruz, abarcó una muestra de 1.415 entrevistados mayores de 18 años a lo largo de todo el departamento, con un nivel de confianza del 95%. Además, se realizaron grupos focales especializados. Sus datos fueron reveladores y en algunos casos, hasta sorprendentes.

Un 79% no refiere identificación indígena y cuando se indagó si se considera la autonomía favorable para el desarrollo de Santa Cruz, un 22% expresó que no fue nada propicia, el 31% no se manifestó, un 28% votó por algo favorable y apenas el 5% señaló que fue muy buena. Asimismo, un 83% dijo desconocer la ley Marco de Autonomías y Descentralización (2010). Sobre los principios del federalismo, el 69% dice desconocerlos y cuando se preguntó si estaban a favor de implantarlo en Bolivia, el 54% tiene apoyo, neutro el 19% y un 27% declaró su oposición.

A la pregunta “En el marco del derecho internacional y la autodeterminación de los pueblos, la independencia implica la separación de un territorio (región) para convertirse en un nuevo estado (país). ¿Qué opina sobre este derecho internacional?”, el 30% estuvo en desacuerdo, un 27% fue neutro, mientras que un 43% expresó su aprobación. Un 44% y 33% estaban a favor en el área urbana y rural, respectivamente, siendo su asentimiento levemente mayoritario en mujeres (44% vs. 41%).

Una consulta alude a varias tipologías para mejorar la situación de Santa Cruz. Entre ellas: Justicia para todos por igual (66%), gobierno propio (66%), transparencia en el manejo de recursos (62%), democracia participativa (50%), manejo de recursos propios (41%), libertad de emprendimiento y asociación (38%) y respeto a la identidad cultural cruceña (30%).

No cabe duda que el artículo de marras y dicha encuesta incitan a un debate público, amplio e irrestricto en todos los ámbitos de la sociedad. Hoy más que nunca, la ciudadanía debe mirarse en el espejo, sin temores ni oscurantismos. Este es un momento de inflexión histórica. Un diálogo abierto daría paso a un pacto regional y nacional, en aras de alcanzar un mejor destino, más aún cuando los encuestados en este estudio, creen que la situación de Santa Cruz será peor (30%) o algo peor (25%) en el futuro, debido según sus datos, a la crisis económica (68%), política (58%) medio ambiental (52%) y social (39%). Son los cuatro jinetes del Apocalipsis, ya conocidos.
Fuente: EL DEBER

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba