Alcides Parejas MorenoArtículosIniciosemana del 14 de MAYO al 20 de MAYO

TAN LEJOS DEL MAR

La semana pasada se presentó en nuestra ciudad el libro “Tan lejos del mar. Bolivia entre Chile, Perú y Paraguay 1919-1929”, de Robert Brockmann. El libro comienza con la participación de Bolivia en el nacimiento de la Liga de Naciones — el parto de los montes, como lo llama Brockmann– que termina con el análisis minucioso de los incidentes del fortín Vanguardia. El historiador que lleva dentro Robert Brockmann –como lo ha mostrado magistralmente en su libro “El general y sus presidentes”—le ha llevado a hacer la investigación histórica de una década de nuestra historia, en la que los políticos del momento seguían empeñados en una Bolivia andina encerrada en sus montañas que sólo mira hacia el Pacífico.

El inicio del siglo XX es funesto para nuestra historia. El 17 de diciembre de 1903 se firmó el Tratado de Petrópolis por el que Bolivia perdió 190.000 kilómetros cuadrados. La crónica de la guerra del Acre –como dice Ruber Carvalho—es la crónica de la abulia del estado andino, minero y feudal, que nunca sopesó ni se interesó por las regiones que heredó. Sin embargo, la clase política era incapaz de mirar hacia el Atlántico y este hecho prácticamente cayó en el olvido, a pesar de que en 1904 la dirigencia cruceña hubiera lanzado un documento –el Memorándum de 1904– en el que se plantea una visión de país incluyente. Por el Tratado de 1904 el gobierno boliviano cedió a Chile definitivamente el litoral. Esta Bolivia vapuleada y cercenada que en la década estudiada se endeudó hasta límites insospechados tuvo un golpe de suerte excepcional que la convirtió en una potencia petrolera, lo que va a avivar nuestra relación con el Paraguay.

Cuando Robert Brockmann me llamó para pedirme que hiciera la presentación de su libro, acababa de escribir un artículo en el que hacía un elogio al libro, en el día de su festejo mundial. Citando a Humberto Eco decía que “el libro ha superado sus pruebas y no se ve cómo podríamos hacer nada mejor para desempeñar esa misma función. Quizá evolucionen sus componentes, quizá sus páginas dejen de ser de papel. Pero seguirá siendo lo que es”. Cuando recibí el ejemplar que me mandaron desde La Paz di, una vez más, la razón a Eco.

Tenía en mis manos un bello libro; bello en su forma y contenido. Cuidadosamente editado e impreso. Con un título –“Tan lejos del mar”—que te incita a la lectura y una portada que te interpreta el título. Con gran rigurosidad académica y con un estilo periodístico impecable, que muestran al historiador y al periodista, Robert Brockmann nos presenta un libro acabado, al que puede tener acceso cualquier persona, desde el estudioso y el político hasta el ciudadano que quiera ampliar su horizonte de conocimientos.

El libro está dividido en cinco partes. En la primera se trata el tema de Bolivia y su reclamo ante la Liga de Naciones, donde hábilmente se muestran los lamentables y dramáticos desencuentros de nuestra política exterior y de algunos de sus protagonistas. El segundo trata sobre la deuda que Bolivia contrae en este período, que la convierte en un país dramáticamente endeudado. Bolivia convertida en una potencia petrolera es el tema del tercero. En el cuarto, que es el más breve; el autor trata hábilmente el espejismo de la proscripción de la guerra en el mundo. Finalmente, Brockmann nos entrega, a la manera de despachos de guerra desde el frente, el proceso del incidente del fortín Vanguardia.

“Tan lejos del mar” es un libro que deja poso. Es un libro que hay que leer.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Botón volver arriba