ArtículosHumberto VacaflorIniciosemana del 20 de MAYO al 26 de MAYO

UN PLAN DE SALVATAJE PARA HUANUNI Y PARA BOLIVIA

LA COLUMNA CONFINADA POR EL MAZISMO
Economía de palabras

Humberto Vacaflor Ganam

Se anuncia la aplicación de un “plan de salvataje” de la mina Huanuni.
—¿Qué le pasó a la mayor explotación subterránea de estaño del mundo para que necesite ser salvada?
—Fue muy mal administrada desde 2006 por el actual gobierno.
Lo que se sabía era que ese año el gobierno multiplicó por siete la cantidad de trabajadores de la empresa, sin necesidad.

Pero no se conocían otros detalles. Ahora, gracias a la furia del gobierno por la huelga de los trabajadores, se sabe que el esquema salarial fue también mal diseñado. Era una especie de soborno para que jamás se dieran huelgas.

Esto se supo mediante una “denuncia” hecha por el gobierno sobre sus propios errores. Se autodenunció, se incriminó, aunque señaló como responsables a los dirigentes sindicales.

En ese afán, ahora anuncia un cambio radical en la administración, un cambio que llama “salvataje” y que oculta la amenaza de despedir a los incómodos.

La “aristocracia” laboral que surgió en esa mina como resultado del esquema salarial aplicado por el gobierno, será ahora barrida.

Esta es una revolución que se autoabastece: crea las injusticias y luego viene a resolverlas, con gritos y gesticulaciones.

Para que este show sea creíble, es imprescindible que el público sea un poco tonto. Que no sepa quién armó los desastres.

Pero algún criterio tienen estos montadores de espectáculos. No quieren aludir a otro problema que tiene Huanuni: la criminal falta de seguridad industrial. El año pasado, esa realidad provocó la muerte de 1.940 trabajadores.

Aquí tendría que actuar la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), dondequiera que sea su sede. También debería intervenir la OIT. O la Cruz Roja Internacional.

La tasa de defunciones por falta de seguridad industrial que presenta Huanuni no debería llevar sólo a un plan de salvataje. Los responsable, todos ellos, deberían ser llevados a un tribunal internacional.

La empresa está en situación desastrosa. No aguantó seis años de administración masista.

Eso de que el Estado es mal administrador ha alcanzado con este gobierno grados superlativos, de excelsa ineptitud.

Si se mira bien, hay motivos para “salvatajes” en cadena. Hay que salvar YPFB, Comibol, Entel, todas las empresas estatales antiguas y nuevas.

En realidad, está haciendo falta un “salvataje” para Bolivia.

(20130521)

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ve también:
Cerrar
Botón volver arriba