ArtículosIniciosemana del 9 de NOVIEMBRE al 15 de NOVIEMBRESusana Seleme Antelo

Más Razones para votar NO

Una de ellas, la destemplada respuesta de Evo Morales a un periodista alemán  que le preguntó “cómo interpretaba la reelección presidencial, que no sólo sufre Bolivia, sino también otros Estados de la región”.

¿Qué contestó? “Bueno, los alemanes no pueden preguntarme eso, yo decía en algo coincidimos Alemania y Bolivia, después de las guerras mundiales ¿cómo quedó Alemania? La estabilidad política, la continuidad de partidos ha levantado a Alemania, entonces cómo Alemania me va preguntar eso, más bien nos debe felicitar por la continuidad… No es que Evo quiere cambiar la Constitución, el pueblo ha propuesto modificar la Constitución (…) para una nueva reelección de Evo y consolidar este cambio en Bolivia, entonces no es Evo”. (Erbol Digital.4.XI.15)

Es la mejor fotografía hablada de su largo viaje en Europa: soberbia, narcisismo político e ignorancia extremas. Suficiente para votar NO el 21 de febrero de 2016, en el inconstitucional referéndum  para su re-re-reelección.

Morales desconoce que la estabilidad política actual de Alemania, después de la Segunda Guerra Mundial, fue gracias a que se venció al totalitarismo nazi, que  descansaba en una sola persona: Hitler. Y en un solo partido político, en la militarización del Estado, la subsunción del poder judicial y todos los poderes en la persona del dictador, el control absoluto de la sociedad sometida a la propaganda masiva y en la apropiación de la conciencia individual, dominada bajo el terror. Hoy, Alemania, como en todo sistema republicano y democrático, ha optado por una ‘continuidad’ que descansa en la estabilidad de sus instituciones, en el respeto a la ley, la independencia del poder judicial, la alternancia en el gobierno, pluralidad política, libertad de información y seguridad jurídica.  Amén de  gobernanza, que exige elecciones libres sin intromisión alguna, equidad en la representación política, transparencia y rendición de cuentas.

¿Cuáles serán las ‘coincidencias’ políticas entre Alemania y Bolivia? Tal despropósito tiene antecedentes, pues  al principio de su primer mandato, enero de 2006, Morales  dijo que en 10 años Bolivia sería como Suiza. A punto de cumplirlos ¿por dónde andamos? El escritor cruceño Manfred Kemppf Suárez,  señala que la democracia boliviana anda más bien cerca de las africanas en los regímenes del “Congo, Guinea Ecuatorial, Ruanda, Burkina Faso, Burundi, y alguno más que escapa a nuestra memoria”. Todos van de la mano con un férreo control sociopolítico para dominar-subordinar-adormecer a sus sociedades, mientras sus líderes ‘irremplazables’ y sus serviles operadores, solo pretenden su reproducción política para seguir usufructuando del poder. En criterio del investigador Diego Ayo, en Bolivia se trata de la  reproducción de la nueva oligarquía, porque no pasa de 1.000 personas.

¿Por qué Votar NO?

Para rechazar la corrupción  desenfrenada que ha hecho ricos a los hombres del régimen a costa de la sociedad boliviana y sus vitales necesidades: trabajo estable, salud, seguridad social, educación para el desarrollo, entre otras. Esos antecedentes  desmienten el manido discurso populista del ‘cambio’.

Votar NO en el referéndum de febrero es  oponerse a la lógica represiva e impune del régimen, pues  la justicia  y el Estado de Derecho en Bolivia no existen. Pero si existen cerca de mil exiliados políticos, solo por pensar diferente o por haber abrazado la bandera de la autonomía, frente a un proyecto autoritario y miope. Este, que desecha las múltiples determinaciones de una realidad heterogénea y diversa, para imponer su pensamiento único andino-centrista.

Votar NO es dar paso a una amnistía política sin condiciones para el retorno de los exiliados,  condenados sin culpa alguna.  Votar  NO es terminar con la “humillación de los juicios injustos”, como dijo el Cardenal Julio Terrazas en una homilía memorable. Esos juicios tienen sometidos a exiliados y a presos políticos en Bolivia sin sentencia hace años,  unos encarcelados y otros con detención domiciliara, condenados de antemano.

Algunos ‘humillados’ son las víctimas del llamado  caso ‘Rózsa’, abusivo proceso político más binomio tor monios, eel retirno que jurídico, con falsos testimonios,  sin respeto a la presunción de inocencia, el debido proceso y juicio justo.  Pero están libres y campantes  los autores intelectuales de esa criminal conjura contra líderes opositores,  y el grupo de elite que asesinó a sangre fría a tres personas: Eduardo Rózsa Flores, húngaro-boliviano; Árpad Magyarosi, húngaro y Michael Dwyer, irlandés.

Esa ejecución  extrajudicial, 16 de abril de 2009 en un hotel de esta ciudad,  no la ha olvidada nadie, menos la madre y hermana de Michael Dwyer. Ellas buscaron hablar con Evo Morales, durante su visita  a Irlanda,  para  exigir una aclaración sobre la muerte de su familiar. No las recibió y las delegó al canciller David Choquehuanca. Pero también pidieron informe sobre esa ejecución, el Primer Ministro y el Canciller irlandés, pues conocen el expediente presentado a Naciones Unidas, Unión Europea y entidades de Derechos Humanos, con conclusiones periciales  científicas realizadas en Bolivia, Hungría e Irlanda. Ahí se constata que Dwyer agonizó desangrándose durante varias horas, mientras los esbirros del terrorismo de Estado plantaban falsas evidencias. Luego fue rematado con un tiro.

¿Alguien les habrá dicho a Morales y compañía que en septiembre de 2014,  la señora Caroline Dwyer estuvo en la habitación donde Michael, de 22 años,  fue acribillado?  Ella afirmó que su hijo “fue una víctima inocente” y  pidió entonces, como hace apenas unos días en Irlanda, que los autores de dicha ejecución se hagan responsables y rindan cuentas.

Votar  NO en el referéndum de marras es seguir siendo herejes, para rescatar el Estado democrático y la civilización jurídica,  frente a la dominación dictatorial del binomio Morales-García Linera.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba