ArtículosFernando Prado SalomónInicio

PODER POLÍTICO Y JUSTICIA: EL NEXO QUE EXPLICA TODO

Fernando Prado Salmon

Todos nos hemos podido dar cuenta que la justicia boliviana – que no era ninguna maravilla – colapsó totalmente cuando el poder político masista decidió ponerla completamente bajo su mando. ¿cómo lo hizo? Mediante la genial idea de hacer votar al pueblo por las autoridades judiciales, pero a partir de una lista cuidadosamente ya preseleccionada por ellos. De esa manera, el resultado está garantizado. Mas de la mitad de los votantes se dieron cuenta de la trampa y no votaron o votaron en blanco, de manera que el famoso nuevo poder judicial elegido por el pueblo en realidad ya fue preseleccionado por el partido de gobierno y luego fue votado por un pequeño grupo de personas ya adoctrinadas.

Pero eso no es nada. El problema es que el partido necesitaba una justicia que no debería ser justa, sino que cumpla al dedillo y disciplinadamente sus instrucciones y tome decisiones ilegales bajo su protección política. Para ello, escogió como candidatos a oscuros personajes con frondosos prontuarios, dispuestos a todo, personajes que no tenían nada que perder y sin prestigio que proteger, a los cuales se los podía chantajear con su pasado, y que por tanto debían cumplir “las instrucciones” que se les pensaba exigir, El caso del fiscal Sosa del proceso de separatismo cruceño es paradigmático: como tenia carta blanca, comenzó a extorsionar a toda la clase dirigente cruceña. Hoy está huido en el Brasil porque se le fue la mano…

Con este alambicado y demagógico sistema, nos construyeron una justicia hecha a medida para “arreglar” todas las ilegalidades que se proponían cometer, seguros de que esa su justicia domesticada compuesta por jueces, vocales y fiscales, cumpliría ordenes sin chistar y así ha sido hasta ahora.

Uno de los problemas ha sido que, empoderados así estos cuestionables personajes, además de servir a sus amos del gobierno, se dedicaron además y “por cuenta propia” a organizar consorcios delincuenciales y trabajar en temas tan jugosos como liberar condenados a 30 años o narcotraficantes pillados con las manos en la masa. El negocio era redondo, hasta que “se les fue la mano”, al gobierno y a los maleantes, y la situación hizo crisis.

Honestamente no pensamos que quien creó este monstruo sea el indicado para reformarlo, Es decir el poder político no va a desbaratar completamente su criatura, al máximo hará algunos retoques para retomar el control. Es la sociedad civil la que tiene que levantar la voz y exigir un cambio radical. Ojala los partidos políticos de oposición y los organismos internacionales estén a la altura del tremendo reto que tenemos al frente.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ve también:
Cerrar
Botón volver arriba