ArtículosInicio

El pedido desesperado por el preso político cubano José Daniel Ferrer: “No descartamos que esté muy mal de salud”

Nelva Ismarays Ortega-Tamayo, esposa del líder de la Unpacu, describió la crítica situación que atraviesa el opositor. Remarcó que está “enfermo” y denunció “la pésima alimentación, el agua no potable” y que está “sólo en compañía de mosquitos y roedores”

Fuente: Eju.tv

La familia del preso político cubano José Daniel Ferrer denunció que el opositor se encuentra bajo desaparición forzada desde hace tres meses e hizo un pedido desesperado en pos de defender su integridad física y psicológica: “No descartamos que esté muy mal de salud”, manifestó su esposa, Nelva Ismarays Ortega-Tamayo, en un audio de WhatsApp enviado a Infobae.

“Es muy preocupante la situación con respecto a mi esposo, el líder de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), José Daniel Ferrer García, pues a menos de un mes de cumplirse dos años de las manifestaciones durante el estallido social aquí en Cuba, el pasado 11 de julio de 2021, donde fue ilegalmente detenido y secuestrado, así como desaparecido en varias ocasiones, este sábado se cumplen tres meses desde la última visita de Monseñor Dionisio, Arzobispo de Santiago de Cuba, a la prisión de Mar Verde; donde la dictadura Castro-Canel, a través de las autoridades carcelarias y la seguridad del Estado, mantiene secuestrado desde el 14 de agosto a mi esposo. Hoy cumple tres meses bajo desaparición forzada”, manifestó Nelva a este medio.

Y siguió: “La última vez que lo vi, durante la visita conyugal del 14 de marzo, al igual que durante la visita con Monseñor, nos dejó claro su firmeza, valentía y determinación de mantener su postura enérgica, exigiendo su derecho al restablecimiento de las comunicaciones a través de la vía telefónica. Esos diez miserables minutos impuestos por el régimen que tenía los viernes, ahora los lunes, para comunicarse con la familia, los cuales desde el 6 de marzo no le han dado más”.

Luego manifestó que, “ante esta violación y abuso de poder”, su marido “se mantendría realizando ayuno por siete días y luego una serie de acciones de protesta pacífica hasta lograr su propósito o morir en el intento”.

Nelva denunció que la dictadura cubana viola los derechos que son reglamentarios para cualquier preso y más en el caso de Ferrer, “que es inocente”.

“La única esperanza de vida que hemos tenido ha sido una pequeña nota que me entregaron durante la larga espera del pasado 7 de junio, coincidentemente el cumpleaños número 4 de nuestro pequeño hijo, Daniel José, donde teníamos la esperanza de poderlo ver aunque fuese cinco minutos para tener muestras reales de fe de vida y para que Dani pudiera ver a su papá, que era su mayor deseo”, subrayó.

Respecto a ese escrito, la también activista indicó que “supuestamente fue redactado” por Ferrer y, aunque no lo refiere en el mismo, “todo indica de haber sido él, que continúa con vida en la misma reducida celda de castigo, preparada tecnológicamente para torturarlo, semidesnudo, aislado de toda la comunidad penal, bajo condiciones deplorables, inhumanas, crueles y degradantes, siendo víctima de maltratos y de torturas, tanto físicas como psicológicamente desde su secuestro”.

Además, remarcó que está “enfermo” y denunció “la pésima alimentación, el agua no potable” y que está “sólo en compañía de mosquitos y roedores”. También hizo referencia a “las torturas por ataques sónicos”, a “que lo han querido envenenar”, así como “la implantación de bacterias como el estafilococo en su piel a través de su maquinilla de afeitar”.

“Con respecto a esto último, no descartamos que esté muy mal su estado de salud, bien deteriorado, al pedir en la nota antibióticos de amplio espectro y cuatro tipos de analgésicos cuando mi esposo apenas tomaba medicamentos, sólo durante crisis. Tememos que su vida esté corriendo grave peligro”, subrayó Nelva.

La nota de José Daniel Ferrer que le entregaron a su esposaLa nota de José Daniel Ferrer que le entregaron a su esposa

Y acotó: “No obstante, dejar claro que la nota entregada, aunque se haya convertido en una esperanza de vida para nosotros, para quienes lo queremos y respetamos, no es la prueba de fe de vida que exigimos, pues puede ser escrita incluso por uno de los calígrafos al mando de ellos. Sólo el contacto directo con mi esposo o a través de la vía telefónica con él, escuchándolo de su propia voz, nos dará las respuestas exactas de todo lo que ha sobrevivido durante estos últimos tres meses, pues hasta el momento se mantienen violando sus más básicos derechos, generando mucha incertidumbre y dolor a toda la familia”.

La esposa de José Daniel Ferrer sostuvo que la dictadura “no quiere que el mundo sepa y menos que denuncie lo que están intensificando con todos esos mecanismos de tortura que le vienen aplicando desde el 11 de julio” a su marido. “Su mayor objetivo es aniquilarlo lentamente y de forma cruel para lograr debilitarlo, para que acepte el destierro, a pesar que se sabe muy bien que prefiere morir antes que abandonar su patria”, expresó.

“No cesaremos de exigir fe de vida, nuestro derecho de tener contacto con él, que nos den muestras reales (…), sin dejar de responsabilizar a los máximos responsables de la continuidad del hambre, la pobreza, la miseria y de tantas desgracias del pueblo cubano, así como de la vida de mi esposo y tantos presos políticos”, enfatizó.

Y concluyó: “Dictadores Raúl Castro y Miguel Díaz-Canel, ustedes son los máximos responsables de su integridad física y mental, de todo el daño causado que le han provocado durante toda la detención, durante todo este tiempo, abusos, injusticias, represalias en contra de una persona que es inocente, que la están matando en vida”.

Nelva Ismarays Ortega-Tamayo sostiene una fotografía en la que reclama por la libertad de José Daniel Ferrer García (Familia Ferrer Ortega)
Nelva Ismarays Ortega-Tamayo sostiene una fotografía en la que reclama por la libertad de José Daniel Ferrer García (Familia Ferrer Ortega)

 

La “acción urgente” de Amnistía Internacional

José Daniel Ferrer García, líder del grupo de oposición política no oficial Unión Patriótica de Cuba, fue detenido el 11 de julio de 2021 en el contexto de los actos de protesta que se celebraron por toda la isla y, desde el 14 de agosto de 2021, permanece recluido en una celda de castigo según sus familiares. Desde el 17 de marzo de 2023, permanece en régimen de incomunicación y antes de esta fecha se encontraba en mal estado de salud. Es preso de conciencia, por lo que debe ser puesto en libertad de inmediato y sin condiciones”, comienza el comunicado de Amnistía Internacional en el que pide una “acción urgente”.

En una carta pública dirigida al dictador cubano, Miguel Díaz-Canel, la ONG le exige información sobre José Daniel Ferrer, quien, “según su familia, lleva más de ochenta y dos días recluido en régimen de incomunicación, sin acceso al exterior. Las últimas informaciones que recibió su familia, en marzo de 2023, indicaban que él padecía graves problemas de salud y que no estaba recibiendo la atención médica adecuada”, subrayó.

Y siguió: “La última vez que pudo comunicarse con su familia por teléfono fue el pasado 6 de marzo y el 14 de marzo la última visita conyugal —según su familia—. A la vez, el 17 de marzo fue la última vez que José Daniel recibió una visita por parte del arzobispo de Santiago de Cuba. Desde entonces se le ha negado la visita familiar y conyugal, así como las llamadas. Adicionalmente, su familia le indicó a Amnistía Internacional que él ha estado retenido en una celda separado de otros prisioneros desde el 14 de agosto de 2021″.

“La detención sin acceso al mundo exterior —detención en régimen de incomunicación— facilita la tortura y otros malos tratos y las desapariciones forzadas; y, en algunas circunstancias, puede constituir en sí misma una forma de tortura o de trato cruel, inhumano o degradante. A su vez, el confinamiento solitario solo debe utilizarse en circunstancias excepcionales, y si es sostenido de manera prolongada también puede violar la prohibición de la tortura y otros tratos crueles”, consignó el escrito.

Luego, recordó: “El pasado 18 de mayo, Amnistía Internacional le remitió una carta abierta informándole de esta situación, del estado de salud deteriorado de José Daniel y exigiendo su liberación inmediata. Hasta la fecha, no se ha recibido respuesta a esta carta”.

“José Daniel Ferrer García, detenido el 11 de julio de 2021 —antes de que llegara a unirse a las masivas protestas que tuvieron lugar en toda la isla—, es preso de conciencia, encarcelado exclusivamente por ejercer sus derechos humanos. Le insto a que lo ponga en libertad de inmediato y sin condiciones y, en espera de su liberación, ponga fin a su aislamiento y permita a su familia comunicarse con él sin demora”, concluyó la organización.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba