ArtículosInicio

Crecen las rutas de cocaína a Paraguay y la droga se negocia en la triple frontera

Las aeronaves, con droga cargada vuelan sin control a Paraguay. Ahí hay estancias camufladas con pistas.

Fuente: UHTV

La cocaína cristalizada boliviana es codiciada en la triple frontera que comparten Brasil, Paraguay y Argentina. Ahí las mafias brasileñas negocian con sus pares de Medio Oriente para llevar la droga a los continentes de Asia, Europa y África.

La triple frontera que comparten Paraguay, Argentina y Brasil es un lugar obligado para negociar la cocaína cristalizada que se produce en Bolivia, mayormente en el trópico de Cochabamba. En ese punto las mafias “trabajan” para que la droga llegue a tres continentes: Europa, Asia y África. Ahí no actúan organizaciones bolivianas, ya que los grupos nacionales solo son intermediarios. Las rutas de la droga a Paraguay aumentaron y esa conexión ahora es la principal con las mafias que operan en Bolivia.

Paraguay se convirtió en el eslabón esencial para la cocaína que es cristalizada en Bolivia. EL DEBER accedió a un informe policial que revela que las redes criminales se abastecen de cocaína cristalizada en nuestro país. Luego llevan la droga a Paraguay y de allí se introduce las sustancias controladas a Brasil en camiones por medio de la población fronteriza de Ponta Porã, en el estado de Mato Grosso do Sul.

Una vez en Brasil, el clorhidrato de cocaína producido en Bolivia se lleva por vía terrestre hacia los estados de Rio Grande do Sul y Santa Catarina, donde los traficantes acopian el producto antes de esconderlo en contenedores de carga y despacharlo en barco hacia países de Europa, África y Asia.

También hay otra ruta que conecta con Argentina. La droga llega al puerto de Rosario y de ahí se la distribuye a otros continentes. En Brasil hay varios puertos por donde se exporta la droga.

Punto clave

En el mismo informe se muestra a Paraguay como un punto clave en el tráfico de cocaína en Suramérica. Se explica que el envío de cocaína producida en Bolivia y Perú va hacia Paraguay por tierra, por aire y también por vía fluvial. En Brasil el puerto más utilizado por las mafias es el de Santos.

La cocaína también sale de Paraguay en barco por la vía fluvial Paraná-Paraguay, que desembarca aguas abajo en Montevideo, Uruguay, y Buenos Aires, Argentina, antes de su envío a Europa.

En el informe se añade la cooperación de la Policía paraguaya, que explica que el Primer Comando de la Capital (PCC), la principal mafia brasileña, está bien asentado en la ciudad de Pedro Juan Caballero, la localidad paraguaya que está en la frontera con Brasil. Allí, el grupo brasileño controla el tráfico de marihuana y cocaína. Esta mafia tiene presencia en Bolivia y tiene nexos con intermediarios bolivianos.

Es por eso que la ruta a Paraguay se convirtió en la preferida de las mafias del narcotráfico que sacan la cocaína desde Bolivia. El Chaco tarijeño se consolidó en una zona roja del narcotráfico.

La cocaína refinada en Bolivia tiene cinco corredores de salida, los mismos que en 2022. Antes era Brasil el destino más utilizado, pero ahora la vía a Paraguay es la favorita por el negocio con las mafias de Medio Oriente. Argentina y Chile se mantienen como rutas tradicionales, pero con menos trajín.

“Paraguay es ahora un punto clave para las mafias que operan con cocaína. En Bolivia se cristaliza la cocaína, lo que es el clorhidrato de cocaína, y luego se va ahora mayormente a Paraguay. Ya no se utiliza mucho la vía a Brasil, por el control aéreo que existe. También la pasta base de Perú pasa por Bolivia y se va a Paraguay por diferentes vías”, informó una fuente policial a este medio.

El mismo oficial antidroga ratificó que a Paraguay llega la cocaína que se produce en Perú, pero también la que se cristaliza en Bolivia. Las mafias utilizan avionetas que parten desde Santa Cruz, Beni o el Chaco para llevar su mercadería, pero también pasan las sustancias controladas por tierra utilizando vías no autorizadas. Así mismo aplican embarcaciones para llevar la droga por la hidrovía.

Paraguay se convirtió en el corredor más utilizado porque en la triple frontera que la comparten Brasil, Paraguay y Argentina se consolidó en un paso obligado del cargamento de la cocaína boliviana y peruana. Los negocios en esa zona son dominados por las mafias brasileñas.

Están presentes el PCC y también el Comando Vermelho, grupos que se disputan el área. Estas bandas criminales hacen el negocio con similares de Medio Oriente, como emisarios del Hezbollah libanés. Esta facción se encarga de llevar la droga -que en muy poca cantidad llega desde Colombia- hasta Europa, África y Asia.

En cargamentos

Desde la triple frontera trasladan la cocaína boliviana a Brasil y Argentina y desde estos países se procede a “camuflar” la droga en cargamentos de soya, madera o frutas. La sustancia llega a países europeos y de Medio Oriente en embarcaciones grandes.

Un informe de la Policía paraguaya muestra las operaciones que se hacen en la triple frontera con la cocaína que llega desde Bolivia y Colombia, aunque también de Perú. El documento establece también que la droga boliviana desembarca en Paraguay luego de la navegación por la hidrovía Paraná-Paraguay.

El ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo, informó que la mayor cantidad de laboratorios de cocaína fueron identificados y destruidos en el Chapare cochabambino. La autoridad dijo que el 90% de la cocaína refinada en Bolivia es producida en el trópico de Cochabamba.

“Si georreferenciamos el mapa de calor de todas las fábricas (de droga) que hemos destruido en toda la gestión 2020, 2021, 2022 y parte de 2023, estamos hablando de más de 1.804 fábricas que han sido destruidas dentro del territorio nacional, ese es el lugar donde están ubicadas (el trópico de Cochabamba)”, afirmó Del Castillo.

De acuerdo con los informes de Europol, la producción de droga en Bolivia se concentra en el Chapare y las zonas boscosas en Beni y Santa Cruz. En estos datos se reveló que la producción y el tráfico de drogas cuenta con la participación de policías, por lo que en febrero de 2022 no se tomó en cuenta a la Policía Boliviana en un operativo internacional que dio como resultado la captura de narcos de la mafia de los Balcanes.

Del Castillo, en el mapa de calor de narcotráfico en Bolivia, no mostró ninguna planta de refinación de cocaína en el departamento de Beni y muy pocas en Santa Cruz. “Eso llama la atención, ya que en varios municpios del departamento de Beni existen también varios laboratorios y pistas clandestinas para avionetas”, dijo la fuente policial.

Actualmente se estima que navegan cerca de 4.500 buques por año en esta hidrovía Paraná-Paraguay que pueden cargar entre 46 y 48 mil toneladas de mercadería. Esta ruta fluvial arranca en Puerto Cáceres, Mato Grosso do Sul, Brasil, y llega hasta Nueva Palmira, en la orilla uruguaya del delta que conduce al río de la Plata.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba