ArtículosInicio

Costos de la lucha cívica cruceña

Por: Germán Antelo y Jimmy Ortiz

El exitoso movimiento cívico Cruceño, ha conseguido logros fundamentales para Santa Cruz y Bolivia, a lo largo de sus 73 años de vida. Solo para citar algunos de ellos de connotación en la política nacional: la lucha por las regalías petroleras del 11%, de 1938-1959, que fueron recién pagadas a partir del 1964. La restitución del régimen municipal autónomo, con la histórica a Ordenanza Municipal 031/84 del 07-06-1984. La elaboración de la Ley de Hidrocarburos; promulgada por Hormando Vaca Díez, el 17-05-2005. El Fondo de Compensación denominado Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH), después de un paro cívico el 15-09-2005. La «elección» popular de prefectos el 18-12-2005, que abrió las puertas a la elección popular de gobernadores el 04-04- 2010. El referéndum vinculante por las autonomías, ganadas con 71,1% en Santa Cruz, el 2 de julio del 2006. El apoyo al victorioso referéndum del 21F, el 21-02-16; contra la cuarta repostulación de Evo Morales. El paro de los 21 días en octubre del 2019, en protesta por el mega fraude electoral de Evo Morales y el MAS. La exitosa gestión, ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que determinó que la reelección indefinida no es un derecho humano (7 de junio de 2021), con la ayuda del gobierno colombiano (Iván Duque Márquez y Andrés Pastrana Arango) al que se le hizo una solicitud, avalada por 500.000 firmas, que fueron llevadas a Bogotá el 22 de mayo de 2019. La connotación de este último logro, no fue solo para Bolivia, sino para el continente.

Nada fue gratis. Se tuvo literalmente «sangre, sudor y lágrimas», parafraseando a Winston ChurchiII. Estos son los hechos más destacados; sin pretender agotar el tema:

1) Las luchas por el 11% de fines de los años 50 del siglo pasado y las dos invasiones de ucureños, mineros y militares, dejaron además de la vejación de nuestro pueblo y sus instituciones, los brutales asesinatos de los jóvenes unionistas: Jorge Roca Pereyra, Gumersindo Coronado Zambrana, Felipe Castro Parada, Romer Mercado Ordóñez, Gabriel Candia Ribera y José Cuéllar Achával, así como el exilio de Melchor Pinto Parada, Elfi Albrecht Ibáñez, José Gil Reyes, José Terrazas Velazco, Isabel Saavedra Áñez y alrededor de otros 50 ilustres cruceños.

2) En el Cerco a Santa Cruz del 2008, las hordas masistas a la cabeza de Conalcam de Fidel Surco Cañasaca, además de amedrentar con armas a los pueblos y causar destrozos, en su camino a Santa Cruz de la Sierra, asesinaron al unionista Edson Ruiz Aguayo y al profesor de Portachuelo Pedro López Pérez.

3) En el montaje del Hotel Las Américas del 2009 al 2020, verdadero caso de terrorismo de Estado, donde instrumentalizaron la justicia para destruir la férrea oposición que se ejercía desde Santa Cruz contra Evo Morales, se desató una persecución política que encarceló y obligó al exilio a muchos cruceños. Entre los presos políticos; algunos de ellos hasta por 10 años, tenemos a: Gary Prado Salmon, Alcides Mendoza Masaví, Zvonko Matkovic Ribera, Juan Carlos Guedes Bruno, Alberto Melgar Villarroel, Ronald Castedo Allerding y otros. Entre los exiliados estuvieron: Branko Marinkovic, Lorgio Balcázar Arroyo, Mario Adolfo Bruno Leonhart, Hugo Achá Melgar, Guido Náyar, Héctor Laguna Paniagua, Luis Orlando Justiniano, un total de 39 ciudadanos. En otro juicio contra los supuestos financiadores, se procesaron a 14 Cruceños más, entre ellos a Luis Núñez y Ruth Lozada. Este vil montaje, comenzó con una bomba en la casa del cardenal Julio Terrazas y el asesinato de tres ciudadanos europeos, en el Hotel Las Américas.

4) En la lucha contra el mega fraude electoral de Evo Morales, de finales del año 2019; en vísperas de la auditoría que tenía que realizar la OEA a las cuestionadas elecciones, tropas paramilitares del MAS, incluido el terrorista de las FARC Facundo Molares, asesinaron a Marcelo Terrazas Seleme y Mario Salvatierra Herrera, en el barrio Cofadena de Montero.

5) Durante la gestión de Luis Arce, al mando del gobierno centralista, continuó el acoso político judicial del MAS, contra el movimiento cívico Cruceño. El past presidente Rómulo Calvo Bravo, fue perseguido ceñudamente, a la fecha tiene 25 procesos. El expresidente Fernando Castedo Cadario, también tiene un juicio en su contra.

El gobernador de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho Vaca fue secuestrado, bajo el falaz cargo de «golpe de Estado» contra Evo Morales; cuando Camacho era presidente del Comité pro Santa Cruz, ocasionó un masivo repudio ciudadano que salió a las calles a protestar, lo que causó una violenta desproporcionada represión, de parte de la policía y fuerzas parapoliciales del MAS, durante más de 10 días. El resultado fue: un pueblo vejado, el asesinato de Erwin Chávez Durán, el secuestro de nuestro gobernador, 50 ciudadanos enjuiciados y 200 heridos.

El actual gerente del Comité pro Santa Cruz, Diego Castedo fue llamado a declarar ante el Ministerio Público, por el embuste del caso Golpe 1. Finalmente, el cívico de Puerto Quijarro, Mario Rodríguez, fue enviado a la cárcel por otro juicio político.

Todos estos atropellos y asesinatos contra el Comité pro Santa Cruz y su pueblo quedaron totalmente impunes, es una deuda histórica que el Estado nacional tiene con Santa Cruz. En contrapartida, el movimiento cívico cruceño nunca mató a nadie, en su ya larga vida.

Esta es una apretada síntesis, de los costos que a la fecha ha sufrido el Comité pro Santa Cruz y su pueblo. El movimiento seguirá firme a futuro, defendiendo: nuestro modelo económico, el desarrollo sostenible, la bella naturaleza que Dios nos dio, los valores morales y nuestra cultura Cruceña. En suma, nos seguiremos guiando por el capítulo uno, del primer estatuto institucional de 1950, que a la letra expresaba: «constitúyese el Comité Pro Santa Cruz con la finalidad suprema de velar por el engrandecimiento moral y material del departamento y del país en general».

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba