ArtículosDaniel A. Pasquier RiveroIniciosemana del 1 de JULIO al 7 de JULIO

¡NO SOY UN CRIMINAL!

Info-plan-vuelo-Evo-Morales_LRZIMA20130703_0029_42

Evo Morales, presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, fue obligado a aterrizar en Viena, durante su regreso de Moscú a La Paz. Todo ocurrió tan rápido; saltó permanente en las pantallas de CNN. A partir de ahí, quiera o no, el mundo se enteraba de las peripecias del FAB 001. Evo en el salón VIP del aeropuerto austríaco. Se lo veía relajado y sonriente; no así sus acompañantes. Incertidumbre en el desenlace. Transcurrieron 14 largas horas. Por fin, el presidente de Austria con el colega boliviano y despegó rumbo a una isla española, última tierra firme antes de saltar al continente americano. A11 de la noche del día siguiente su gabinete lo recibía en el aeropuerto de El Alto. ¿Terminaba la odisea?

Edward Snowden, pieza central. Antiguo personero de inteligencia en EEUU, con orden de apremio por filtrar información de máxima reserva, era el motivo o el pretexto para cambiar el rumbo del retorno a Evo. La sospecha, ¿estaba en el FAB 001?¿Subió en el aeropuerto moscovita? ¿Se disparó todo por las declaraciones de Evo, días atrás, de que consideraría favorablemente la posibilidad de otorgarle asilo? Declaración poco afortunada, porque no existía ni el antecedente de solicitud por parte de Snowden pero, ¿fue atizada por una negativa de la Cancillería de Bolivia demasiado afinada?, no ha llegado nada “al menos de manera oficial”. Al renunciar a pedir asilo en Rusia (situación seguramente sugerida por los mismos rusos), había enviado solicitudes de asilo a más de 20 países y, se corrió, entre ellos, a Bolivia. La aparatosa operación, ¿fruto de una conclusión apresurada? Los detalles, en lenguaje diplomático, suelen significar mucho. Snowden, de corroborarse la veracidad, a través de su twitter, ha expresado, en términos poco amables, su nulo interés en venir a Bolivia.

Odisea, la otra, empieza; corre por los medios y las venas del presidente. En conversación con C. Kirchner le expresa cómo se siente, ¡No soy un criminal! Le negaron sobrevolar cielos Francia, Portugal, España e Italia. No corría riesgo por falla de combustible, pero el tiempo era limitado. Tenía que repostar antes de saltar el Atlántico. ¿Cómo llega a la tierra de Strauss, Schubert, Popper, Freud y cuna de la Escuela Austriaca de Economía? La ciudad con mayor calidad de vida en Europa, pero Evo no está para periplos culturales ni siquiera económico políticos.

Se siente atrapado, aunque sea en jaula de oro. Pasará tiempo hasta conocer explicaciones definitivas, de ambos lados: el presidente que tan solo siete años atrás paseó rodeado de la admiración de altos círculos europeos.

¿Qué ha cambiado? Indiscutiblemente, mucho. Evo en ejercicio del poder por dos períodos consecutivos, intenta re reelegirse. No es más el abanderado del movimiento indígena; ha saltado una y otra a la luz pública violando sus derechos, reconocidos por los organismos internacionales y por la propia Constitución boliviana. Las imágenes, sobre todo de la VIII y XIX marcha, reclamando esos derechos, han marcado las retinas del mundo; la represión en Chaparina ha sido peor que el degüello de canes en Achacachi. Su alejamiento de las bases ideológicas ambientalistas, respeto a la Madre Tierra, promoviendo una economía primaria agresiva netamente extractivista lo ha puesto al desnudo. Hoy, la oposición más fuerte se nutre doctrinalmente de anteriores amigos y compañeros de ruta. Buscar ingresos con afán siguiendo políticas tradicionales de “desarrollismo a cualquier precio” le ha reducido drásticamente apoyos y simpatías dentro y fuera del país.

Las principales directrices políticas del proceso de cambio han reducido el apoyo social casi en exclusiva, como núcleo duro, al sector cocalero. Sin embargo, Europa hoy día conoce hasta qué punto la actividad de los campesinos dedicados al cultivo de la coca está comprometida con el narcotráfico. Un auténtico líder campesino estaba en el libreto. Que se decante ostensiblemente a favor de una actividad en maridaje con fabricación y comercialización de droga, está fuera de los cánones. Son ciudadanos europeos, economías europeas, las que padecen el mayor daño con el tráfico de drogas. Europa lo sabe, el 85 % de la coca cultivada en Bolivia, especialmente en el Chapare, la tierra del presidente, va a las usinas de los narcos. Se le ha ayudado a buscar una salida, se le ha financiado el estudio para calcular las necesidades por el uso tradicional, pero los atrasos, las evasivas en hacer públicos los resultados solo tienen una explicación: legalizar mayor cantidad de hectáreas de cultivos de coca, una confesión del engaño a la comunidad internacional.

Corrupción hasta el fondo y prostitución de la justicia. Fanfarria en la toma de empresas de capitales extranjeros y nacionales privados. Sin compensaciones. En algunos casos, ni las auditorias han empezado. El discurso contra el capitalismo es permanente. Aun así, empresas estatales, Evo y el Vice, ofrecen ventajas e incentivos para atraer inversiones y “socios”, no patrones. Retórica por siete años, no convence; las garantías no llegan y el poder judicial se hunde en el desprestigio, apéndice del ejecutivo. ¿Llegará la primavera?

¿Reflexionará Evo? Lo sucedido es grave; para él y para todos los bolivianos. Azorados, lo hemos visto subir al avión rodeado de POLIZEI en tierra extraña. Los antecedentes dan para pensar, los Generales Noriega, Pinochet, Sanabria, Bin Laden, entre muchos. Hasta dónde se ha llegado. ¿Es una advertencia? El imperio existe, el de la ley, los contratos, los tratados, los convenios, la Declaración Universal de los Derechos del Hombre: el respeto a los Derechos Humanos. También está el otro imperio, que Cuba, Nicaragua, Ecuador, Argentina y Venezuela, con sus declaraciones de apoyo, no van a cambiar, peor sin vienen del brazo con las FARC. La dignidad y la soberanía de la Patria no deben ser manipuladas ni manoseadas. Mientras, los problemas de Bolivia, esperan.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ve también:
Cerrar
Botón volver arriba