ArtículosDaniel A. Pasquier RiveroIniciosemana del 18 de NOVIEMBRE al 24 de NOVIEMBRE

Evo, ¿Esfuerzo por Bolivia?

doble aguinaldo

El 20 de noviembre 2013 Evo firmó el Decreto  1802   instituyendo  el pago del Segundo Aguinaldo “Esfuerzo por Bolivia” de manera excepcional por esta gestión. Se explayan en considerandos, pero lo único cierto, se debe pagar del 20 al 31/XII: un mes y sin previo aviso. Esto fue a las 10.17. De ahí en más todos los medios se lanzan a recoger impresiones. En un mercado la Tv desarrolla la siguiente entrevista, con  una vendedora: ¿Se ha enterado del Segundo Aguinaldo? Sí. ¿Cómo se siente? Feliz, muy feliz. ¿Y el dueño? Casi se ha desmayado (todos ríen). Primer acto del drama.

La población mayoritaria urbana, mejor informada, a pesar del bombardeo propagandístico diurno y nocturno (no sé cual es peor, si el político o el de los diezmos y  milagros a gritos de pastores casi siempre extranjeros),  ya no se las traga tan fáciles. Que esto sea en cumplimiento del Art. 316 de la CPE no lo cree nadie. Si la pobre CPE da lástima; se la ha estropeado al revés y al derecho,  y que ahora de pronto se pongan tan delicados. De ser cierto la ciudadanía demandaría  empezar  respetando  la división de poderes, la presunción de inocencia, el derecho a juicio justo, al respeto a la libertad de expresión y de opinión;  tendrían  que negar protección al avasallamiento de la propiedad privada, a los cocales fuera de la ley y alejarse, bien lejos de cualquier sospecha de estar involucrados en el narcotráfico y sus derivados, la extorsión y la inseguridad ciudadana.

¿Se quiere  atacar el problema de la pobreza? Bien. Pero a los pobres no les llegará. Seis millones de desnutridos, enfermos sin ninguna cobertura médica (más del 70% de los bolivianos), los botados de la sociedad, mendigos, drogos, indígenas en la ciudad sin formación y sin programas de protección; están los indígenas del norte, del TIPNIS, de las alturas y del sur perseguidos y humillados; están los millones de refugiados  en la viveza criolla para sobrevivir, constituyendo  ese monumento a la creatividad,  94 % de las empresas pequeñas y medianas que salen de  la informalidad sin capitales a buscar el sustento para su familia confiados en la  fuerza de su ingenio.  Si ya cerraron el 50 % de las textiles, significan 5000 empleos menos. Y los rentistas, los jubilados, los ex combatientes, los discapacitados, en fin, los que de verdad necesitan una ayuda y que el gobierno en más de un caso se las ha negado tercamente durante ocho años.

Dicen, repartir la bonanza, lo que nunca hace el capitalismo. Al menos  reconocen al neoliberalismo la estructura que generó la riqueza, pues los precios del gas con Brasil y Argentina se negociaron desde 1998; el  Referendum del 18/7/2004 dio pie a la Ley de hidrocarburos 3058 firmada el 18/5/2005, ambos aprobados a pesar de la campaña en contra de Evo. Los bolivianos no olvidan. Hay mayores ingresos, y el sector hidrocarburos marcha más por inercia. Qué pasará después del 2017-2019, es una incógnita; la falta de inversión en exploración y la renovación de los contratos de exportación, en una realidad del mercado distinta, con Brasil y EEUU con enormes nuevos descubrimientos. ¿Bonanza, porque la construcción y la banca crecen; cuánto son remesas, cuánto es blanqueo? ¿Y el resto de los sectores?

Hacer justicia distribuyendo los beneficios. El Presupuesto General del Estado (PGN) 2014 dedica el 48 % al Ministerio de Defensa y Gobierno; no estamos en guerra con nadie y la inseguridad se campea en el país. Parece increíble, a Justicia, lo que más demanda la ciudadanía (no sé si el MAS), solo 23.345.536 Bs (0.2 %). Por último, el crecimiento del 4.5 % del PIB podría ser otro cuento. Comparados los períodos de crecimiento por décadas Bolivia ha seguido el mismo ritmo de crecimiento independiente del régimen de gobierno por cerca de 50 años, alrededor del 4 %. Es curioso que el 6.7 % alcanzado el 2012-2013 sea justo después de cambiar las reglas del juego, el IPC por el INE.

El gobierno ve demasiados riesgos, imaginamos, pensando en el 2014, y tira una medida populista, sin consenso y a destiempo. Porque no está seguro del resultado de las elecciones. Vé lo de Venezuela y Argentina. Los resultados económicos del Socialismo Siglo XXI son desastrosos. Si  antes daba lástima solo pensar cómo se  arreglaban sin papel higiénico los venezolanos, ahora están peor. El asalto para la sobrevivencia, es el método, con apoyo del superpoderoso N. Maduro, alentando, ¡A los anaqueles!  Es decir, es casi imposible hacer campaña a favor de una ideología que ya se derrumbó con el muro de Berlín, símbolo de una utopía demarcada con piedra, alambre de púas y rifle al hombro; cero libertades y utopías personales.  Repetida en diferentes puntos del globo terráqueo con los mismos resultados, Corea del Norte, Cuba, Venezuela y otros intentos, cortos en el tiempo, pero  horrorosos por la cantidad de sangre derramada,  Camboya. Otra campaña con lo mismo, no va a marchar. El encanto de la revolución democrática y cultural está agotado, sobre todo para la clase media  que votó por Evo el 2005 e hizo posible el 54.7 %.

El tiro puede salir por la culata. Lo saben. Apuesta fuerte, tiene miedo.  ¿No hablaban de tunda? Hasta acuñaron el término de “opasición” para los contrarios a la dupla Morales  –  García, sinónimo de falta de propuestas alternativas. ¿Será desencanto entre sus propias bases, manifiesto y explícito con los indígenas, sectores obreros y campesinos sin relación a la coca ni al narcotráfico? Entre los mismos cocaleros se anuncia un enfrentamiento, a muerte, como suelen hacerlo por tradición y costumbre; los con título de originarios y legales son los de Yungas, y los advenedizos del Chapare tratando  de suplantarlos. El momento es complejo, los estrategas del MAS han decidido huir para adelante, enfrentando los riesgos, ¿tendrán el tiempo suficiente para rectificar si la medida no da los resultados que esperan? Los argumentos del gobierno no justifican “El esfuerzo por unos votos”.

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Ve también:

Cerrar
Botón volver arriba