ArtículosInicioManfredo Kempff Suárez

LOS “REGALOS” DE S.E.

Manfredo Kempff Suarez

Ninguna persona que no pertenezca al MAS, nadie con dos dedos de frente, aceptará en silencio que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) habilite el binomio oficialista, para las elecciones del año próximo. Hacerlo sería desconocer el voto popular del 21-F, así que eso resultaría una imperdonable traición a la constitución y haría peligrar el sistema de derecho. Queda claro que los opositores no pueden  conformarse – o resignarse – a que S.E. sea el candidato en octubre del 2019. Es la primera tarea.

Sin embargo, además de las presiones sobre el TSE de S.E., el Vice, los ministros, los parlamentarios y caciques de diverso pelaje incrustados en las esferas de poder, para que se haga respetar el ridículo “derecho humano” de S.E. para que vaya a una cuarta elección, está lo otro, está el soborno al pueblo con que el jefe de Estado actúa, con una libertad que llena de pasmo y furia a la gente que está enterada de los males del país.

Tan grave como violar la carta magna o desbaratar al TSE para luego rearmarlo a su gusto, está el montaje propagandístico que hace el régimen con los “regalos” diarios de S.E. a lo largo y ancho del país. S.E., que tanto critica y repudia los llamados “gastos reservados” de anteriores administraciones, tiene ahora unos gastos reservados que son veinte veces mayores a los de sus antecesores y que le permiten estar en la primera plana de periódicos y la tv, entregando obras, cual si fueran regalos, aprovechando hasta de la entrega de una letrina, para decir cuán grandioso es él y cuán miserables e ineficientes fueron quienes le antecedieron.

El pueblo aplaude cuando recibe algo, pero no se entera de la verdad. A mucha gente no le importa de dónde venga el dinero si es que le va a dar algún bienestar. Entonces, si los gastos reservados de S.E. son los recursos del ministerio de la Presidencia – el más rico de todos los ministerios – y si se manejan desde allí miles de millones de dólares anuales, podemos imaginarnos que S.E. puede entregar canchas de fútbol, coliseos, aeropuertos sin tráfico, satélites inútiles, ingenios azucareros sin caña, fábricas de fertilizantes sin mercado, y también caminos, puentes, y escuelas, estos últimos de utilidad pública. Todo eso se publicita por la tv estatal y mediante una masiva propaganda pagada en los medios privados. Nada de lo que se “regala” es al azar.

Si S.E. entrega obras en Cobija en la mañana y en Irvirgazama y Villazón en la tarde. Si mañana, tarde y noche, está repartiendo presentes por todos lados, ¿a qué hora trabaja? Porque según dicen sus ministros, no existe persona más trabajadora en el mundo que S.E., ya que está levantado a las 4 am y comienza sus reuniones a las 5. Pero a las 5 am solo puede conversar con los porteros o con ministros adormilados, porque la administración pública, es decir el aparato del Estado, se pone en marcha a partir de las 8 am. A esa hora S.E. ya está listo para treparse a su Falcon o a algún helicóptero y mandarse a mudar donde sea.

Su trabajo es entregar “regalos”. Ser recibido con banda, pinquillos, guirnaldas de coca, bailes, comidas, y aplausos. ¿Traspira S.E.? Claro que sí. Si está al solazo del trópico, traspira. Pero no es por trabajo sino por el calor. Repite los mismos discursos de hace 13 años, pero está en la noticia porque mete por ahí algún golpe bajo contra EE.UU., Chile o los neoliberales. Siempre dice que no se trata de regalos “del Evo” sino del pueblo que respalda al “proceso de cambio”. Al mencionarse ya se está haciendo una propaganda descarada.

S.E. tiene tiempo y dinero a montones para hacer su campaña electoral, frente a candidatos sin recursos y que, además, viven amenazados con juicios y sometidos al tenebroso fantasma del fraude. ¿No es posible unirse entre todos y abrirle un proceso?

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario