EconomíaInicio

Bolivia pasa de estable a negativo: Moodys advierte sobre el alto déficit fiscal y reservas a la baja

Página Siete.- La Calificadora de Riesgo Moody’s Investors Service (Moody’s) cambió la perspectiva de las calificaciones del Gobierno de Bolivia de estable a negativo y advierte sobre el elevado déficit fiscal.

Mantuvo la nota de moneda extranjera en B2 y las de emisor de largo plazo en moneda local.

La decisión de la compañía, de cambiar la perspectiva a negativa, refleja el riesgo de que el perfil crediticio soberano de Bolivia podría debilitarse aún más.

El análisis de Moody’s muestra que el país presenta un importante déficit fiscal, Reservas Internacionales Netas (RIN) decrecientes y grandes necesidades de financiamiento del Gobierno durante los próximos dos años.

Elevado déficit fiscal

La calificadora sostiene que los riesgos de liquidez del Gobierno de Bolivia están en aumento debido a los grandes y recurrentes déficits fiscales, disminución del ahorro fiscal y los vencimientos de bonos internacionales que se avecinan.

Añade que la recesión económica inducida por la pandemia agravó el debilitamiento de las finanzas públicas de Bolivia. Ingresos más bajos y los gastos relacionados con la pandemia ampliaron el déficit fiscal de 6,9% en 2019 a 12,6% en 2020.

“Moody’s espera que el déficit fiscal disminuya modestamente a alrededor del 9,7% del PIB este año a medida que los ingresos comienzan a recuperarse y el alivio fiscal de emergencia relacionado con la pandemia disminuye”, señala.

Sin embargo, la calificadora proyecta que el déficit fiscal se mantendrá por encima del 5% del PIB durante los dos a tres próximos años, impulsando la deuda del sector público no financiero del Gobierno a carga superior a un 72% del PIB estimado para 2022, el doble de su nivel una década antes.

Destaca que la estructura favorable de la deuda es una fortaleza crediticia clave, que mitiga los riesgos.

Para el economista y exdirector del Banco Central de Bolivia (BCB) José Gabriel Espinoza, la calificadora no se muestra optimista sobre la evolución general de la economía y es probable que el pedido del presidente Luis Arce en la ONU haya confirmado los «problemas macro» que observa Moody’s.

«Moodys ha rebajado las perspectivas de la economía boliviana de estable a negativa, lo que quiere decir que no son optimistas sobre la evolución de la economía en general. Justifican esta decisión a partir del creciente déficit público, la reducción de la reservas, presiones de liquidez por la excesiva carga del servicio de deuda externa en los próximos dos años. También hacen mención a riesgos sociales y debilidades en la gobernabilidad ante altos niveles de pobreza. Sin embargo, mantienen la calificación de la deuda soberana en B2, lo que puede traducirse como un nivel de riesgo ‘altamente especulativo'», explicó el experto.

Espinoza agregó que «si bien las calificaciones se preparan con tiempo, es muy probable que el discurso de Arce en la ONU —con el pedido de alivio de deuda— haya confirmado los problemas macro que observan desde la calificadora».

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ve también:
Cerrar
Botón volver arriba