ArtículosAutoresHugo Carvajal DonosoInicio

¿Es comprensible la apatía de la comunidad internacional?

Por: Hugo Carvajal Donoso

El cínico comportamiento del masismo encabezados por el régimen de Luis Arce, trabaja para imponer a raja tabla el relato —con todos los medios  a su alcance—, de la consumación de un golpe de Estado en Bolivia en 2019. Como buenos ilusionistas quieren hacer desaparecer el escandaloso fraude electoral. Buscan borrar de nuestras mentes la acción vergonzosa que presenciamos todos los bolivianos. Ignoran deliberadamente la participación de monseñor Eugenio Scarpellini de la Conferencia Episcopal, y los delegados de la comunidad internacional: la Misión de Observación electoral de la OEA y la  Misión de Expertos Electorales de la Unión Europea.

El régimen masista aspira superar la enorme habilidad del gran ilusionista David Copperfield, impulsor de la magia moderna, que entre sus grandes actuaciones estuvieron: la desaparición de la estatua de la libertad en New York y su levitación en el Gran Cañón de Colorado. ¿Cómo alcanzó este éxito?, mediante la “combinación del relato y la ilusión”.

Copperfield jamás imaginó que en Bolivia, un pequeño país de los Andes, surgirían los “viboreros” bolivarianos del socialismo del siglo 21. Estos lenguaraces elaboran una arbitraria versión de los acontecimientos para  “modificar la realidad o la percepción colectiva de esta”. La autocracia masista fabrica este relato para perseguir y encarcelar a los opositores, obligarlos a autoexiliarse o someterse a los dictados del régimen.

Ante este panorama los bolivianos nos preguntamos, ¿donde están los organismos internacionales que contribuyeron a la pacificación y transición política en 2019? ¿Por qué son tan permisivos con el discurso y las mentiras que divulga  el actual régimen? ¿Qué fue de Jean Arnault representante especial del Secretario General de la ONU?

El Parlamento Europeo mediante resolución en noviembre de 2019, reconoció el gobierno de transición de Jeanine Añez. Luego de la detención de la expresidenta se limitó a emitir en abril de 2021 una resolución “condenando la detención arbitraria e ilegal”. Ahora con la detención del gobernador Camacho, vuelve con otra declaración condenatoria e igual de intrascendente.  No surte efecto alguno en el comportamiento del régimen, la comunidad internacional no hace respetar los acuerdos de pacificación y respeto a los valores contraídos en su presencia por los actores políticos.

Únicamente existen acciones declarativas, no se implementan sanciones en contra de los altos funcionarios del gobierno y este desatiende los pronunciamientos, continuando la represión a los dirigentes de la oposición.

En el lenguaje diplomático esto se conoce como “crisis normalizada”; dejamos de ser un foco de atención, porque surgen otras preocupaciones más urgentes: la guerra en Ucrania, la masiva ola de migrantes, y ahora el terremoto en Turquía. La mirada se vuelca hacia otros lugares y temas prioritarios.

También se instala una nueva tendencia política en el continente, hoy predominan —con diversos matices— la corriente Progresista, los nuevos mandatarios presionan para que Europa, la ONU y otros organismos se abstengan de opinar y de actuar en contra del desconocimiento del Estado de Derecho en la región. Brasil coloca sobre la agenda con los EEUU, la necesidad de reencausar las relaciones con la Venezuela del dictador Maduro, y España prepara la reunión entre Europa y Latinoamérica para octubre.

Ante este panorama, la oposición debe confeccionar una estrategia y un  equipo de relaciones internacionales, solo así logrará ser más creíble y seremos aceptados por las distintas representaciones políticas en el Parlamento, la Comisión Europea, Naciones Unidas, la OEA, y el gobierno de España. El trabajo debe orientarse hacia Josep Borrell, alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores, el Secretario General de la ONU, y la OEA. Mediante una acción unitaria y perseverante podremos aspirar a obtener resultados más categóricos.

No esperemos de brazos cruzados ni pretendamos, que otros realicen el trabajo político que a nosotros nos corresponde emprender.

Fuente: Publico.bo

Ver más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ve también:
Cerrar
Botón volver arriba